La brecha de género científico-técnica persistirá durante generaciones

Sin intervenciones adicionales, la brecha de género para las mujeres en Ciencia, Tecnología, Ingeniería, Matemáticas y Medicina (STEMM) es muy probable que persista durante generaciones.

En un estudio publicado el este jueves en la revista de acceso abierto ‘PLOS Biology’, los científicos de la Universidad de Melbourne, Australia, el doctor Luke Holman, el profesor asociado Devi Stuart-Fox y la doctora Cindy Hauser, analizaron el número de autores masculinos y femeninos enumerados en más de 10 millones de documentos académicos, pudiendo calcular la brecha de género entre los investigadores, así como su tasa de cambio para la mayoría de las disciplinas de la ciencia y la medicina.

Holman utilizó métodos computacionales para recopilar datos de las bases de datos de citas ‘PubMed’ y ‘arXiv’, y luego estimó el género de 36 millones de autores en función de sus nombres. El conjunto de datos de 15 años cubre más de 6.000 publicaciones académicas, abarca casi todas las disciplinas STEMM e incluye autores de más de 100 países.

Los resultados del estudio mostraron que 87 de las 115 disciplinas examinadas tenían significativamente menos de un 45 por ciento de mujeres autoras, cinco tenían significativamente más de un 55 por ciento y las 23 restantes estaban dentro del 5 por ciento de la paridad de género.

Los temas como la física, la informática, las matemáticas, la cirugía y la química tenían la menor cantidad de mujeres, mientras que las disciplinas relacionadas con la salud como la enfermería, la partería y los cuidados paliativos eran las que más tenían. Como ejemplo, la física actualmente tiene alrededor del 13 por ciento de mujeres en puestos de alto rango, y se prevé que esta brecha demorará 258 años en cerrarse.

Los investigadores jóvenes eran más propensos a ser mujeres y los investigadores senior tenían más probabilidades de ser hombres, en relación con la proporción general de género de la disciplina en cuestión. Las revistas prestigiosas tienen menos mujeres autoras que las revistas estándar. Una pequeña minoría de revistas tuvo menos mujeres primeras autoras de lo esperado; estas revistas eran predominantemente conocidas y prestigiosas como ‘Nature’, ‘Lancet’, ‘New England Journal of Medicine’ y ‘BMJ’.

DECADAS O SIGLOS PARA LA PARIDAD EN CIERTAS DISCIPLINAS

El doctor Hauser señala que las disciplinas altamente masculinas tienden a mostrar una mejora especialmente lenta en la proporción de género con el tiempo. «De las disciplinas sesgadas por el género, casi todas se están moviendo hacia la paridad, aunque se predice que a algunas les costará décadas o incluso siglos alcanzarla», afirma.

El profesor asociado Fox señala que optaron por centrarse en las publicaciones académicas, ya que actualmente son el principal medio de difusión del conocimiento científico y la principal medida de la productividad de la investigación, lo que influye en las perspectivas profesionales y la visibilidad. Ya se han identificado varias medidas prácticas que podrían ayudar a cerrar la brecha de género y están a la espera de su implementación.

Estas medidas podrían incluir la reforma de la publicación académica y la revisión por pares, asegurando que las mujeres tengan acceso equitativo a redes profesionales informales, otorgando mayor reconocimiento a las demandas adicionales fuera del lugar de trabajo que tradicionalmente recaen sobre las mujeres al evaluar los logros de los investigadores, asegurando que las mujeres reciban los mismos recursos en el trabajo, mejor acceso al permiso paternal y provisiones para la interrupción de la carrera, buscando una proporción representativa de género de los oradores invitados en las conferencias, y la acción afirmativa durante la contratación.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído