Un templo romano, descubierto en el enclave faraónico de Siwa

Un templo dedicado al emperador romano Antonino Pío, del siglo II de nuestra era, ha sido descubierto entre las ruinas faraónicas del oasis de Siwa, en el interior del oeste desértico de Egipto.

El templo, descubierto por arqueólogos egipcios, consiste en los cimientos de un enorme edificio de piedra caliza rectangular que mide 40 metros de norte a sur y 8,5 de este a oeste. Su entrada está situada en el lado norte, con dos pequeñas habitaciones que llevan a un salón de 25 metros de largo y al sanctasanctórum. El templo también está rodeado por una pared exterior de 71 x 56 metros de tamaño.

Las partes más importantes que se han descubierto durante las excavaciones son una pintura de piedra caliza con inscripción griega y decorada con el disco solar rodeado de cobras. Esto ha ayudado a identificar el nombre del emperador al que se consagró el templo, así como el gobernante de Egipto en este período, informa el Ministerio de Antigüedades de Egipto.

La medida del bloque es de alrededor de 5 x 1 metros. Fue encontrado roto en tres partes y es probablemente parte de otro superior que se encuentra en la entrada del templo. La pintura está en una buena condición de la preservación y ha sido transferido para almacenar en el museo local.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído