HALLAZGO SORPRENDENTE

Así es el ’Homo luzonensis’, la recién descubierta especie de humanos que vivió en Filipinas

Un equipo internacional de investigadores halla los restos de una especie de homínidos que vivió hace 67.000 años

Así es el ’Homo luzonensis', la recién descubierta especie de humanos que vivió en Filipinas
Homo luzonensis Lannon Harley

La comunidad científica está muy emocionada e inquieta con este descubrimiento. La gran familia de los homínidos, en la que se incluyen primates tan diversos (o similares) como los chimpancés, los humanos y otros homínidos extintos, tiene a partir de ahora un miembro más. Este miércoles, un equipo internacional de investigadores ha anunciado a través de un artículo en la revista ‘Nature‘ el hallazgo de los restos de una nueva especie de homínidos. Se trata del ‘Homo luzonensis’, un pariente cercano a nosotros que vivió en Filipinas (concretamente en los alrededores de la isla de Luzón, de la que también saca el nombre) hace unos 50.000 o 67.000 años. Es decir, durante el Pleistoceno superior (o tardío), según elperiodico.

Los antropólogos descubrieron los restos de al menos dos adultos y un menor dentro de los yacimientos arqueológicos de la Cueva del Callao, una cavidad de piedra caliza situada en el norte de las montañas filipinas. En este recóndito lugar se han podido localizar hasta 12 pequeños huesos de los dedos, las piernas y los dientes. Lo suficiente para poder reconstruir (parte de) la identidad de estos antepasados homínidos e identificarlos como una nueva especie.

El equipo de ‘exploradores’ encargados de esta nueva excavación anuncia ahora este excepcional hallazgo como un gran avance que demuestra que la región del sudeste asiático desempeñó un papel clave en la historia evolutiva de los homínidos. «El sorprendente descubrimiento de este nuevo parientes de los humanos sin duda provocará un gran debate científico en las próximas semanas, meses y años», argumenta Matthew W. Tocheri, investigador en el departamento de Antropología de la Lakehead University (Canada), en un artículo en la revista ‘News and Views’.

«El tamaño de los dientes en general, aunque no siempre, refleja el tamaño corporal general de un mamífero, por lo que creemos que el ‘Homo luzonensis’ probablemente fue relativamente pequeño», explica Philip Piper, investigador de departamento de Arqueología y Antropología de la Australian National University (ANU) y parte del equipo principal que ha llevado a cabo esta nueva investigación. «No sabemos exactamente cuán pequeño era. Para ello necesitaríamos encontrar algunos otros elementos esqueléticos desde donde podríamos medir el tamaño del cuerpo con mayor precisión», añade.

«La parte increíble es que las extremidades, es decir, los huesos de las manos y los pies que hemos hallado, son muy parecidos a los de los australopitecos. Estos caminaron por la tierra en África por última vez hace unos 2 millones de años y se consideran los antepasados ​​del grupo Homo, que incluye a los humanos modernos», explica Piper. «Ahora, la pregunta es si algunas de estas características comunes que hemos hallado evolucionaron como adaptaciones a la vida de la isla (de Luzón), o si son rasgos anatómicos transmitidos al ‘Homo luzonensis’ de sus antepasados ​​durante los 2 millones de años anteriores», argumenta el investigador.

Tras el anuncio de este sorprendente hallazgo, los investigadores dan un paso al lado y reconocen que aún quedan muchas preguntas sobre los orígenes del ‘Homo luzonensis’. También queda por estudiar su longevidad en la isla de Luzón. Los elementos hallados durante las recientes excavaciones cerca de la cueva del Callao desvelaron la presencia de herramientas de piedra que datan de hace unos 700.000 años. «Aunque no se hayan recuperaron fósiles de homínidos, este dato proporciona un marco de tiempo para situar la presencia de homínidos en Luzón», argumenta Piper. Además, en la isla de Sulawesi se encontraron herramientas de piedra que datan de hace unos 200.000 años, lo que significa que los antiguos homínidos potencialmente habitaban muchas de las grandes islas del sudeste asiático.

Sea como sea, los investigadores destacan que el hallazgo de esta nueva especie, además de por su valor arqueológico intrínseco, también es importante porque proporciona nuevos datos sobre la importancia de esta región en la evolución de los homínidos. Filipinas es un lugar formado por un grupo de islas grandes que se han separado lo suficiente como para haber facilitado potencialmente la especiación (diferenciación de especies) del archipiélago. «Y es por eso que consideramos que no hay razón para que la investigación arqueológica en Filipinas no pueda descubrir varias especies de homínidos. Probablemente es solo cuestión de tiempo», reflexiona el investigador.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído