EL HOMBRE Y EL UNIVERSO

El Origen del Hombre: Sales de orina datan la revolución neolítica en un yacimiento turco

El Origen del Hombre: Sales de orina datan la revolución neolítica en un yacimiento turco
El hombre en el neolítico. EP

La transición de la caza y la recolección a la agricultura y la ganadería se considera un punto crucial en la historia de la humanidad. Sales de orina han permitido datar este momento.

Los académicos creen que la producción intensiva de alimentos que se produjo junto con la Revolución Neolítica, que comenzó alrededor del año 10.000 aC, permitió que las ciudades crecieran, llevó a la innovación tecnológica y, finalmente, permitió la vida tal como la conocemos hoy.

Ha sido difícil averiguar los detalles de cómo y cuándo tuvo lugar esto, pero un nuevo estudio publicado en ‘Science Advances’ comienza a resolver la escala y el ritmo del cambio durante las primeras fases de la domesticación de animales en un sitio antiguo en Turquía. Para reconstruir esta historia, los autores recurrieron a una fuente inusual: las sales de orina dejadas por humanos y animales.

Aunque el estiércol se usa comúnmente en todo tipo de estudios, esta es la primera vez, que se sepa, que las personas han recogido sales en materiales arqueológicos y las han usado de una manera para observar el desarrollo del manejo animal, según el autor principal Jordan Abell, estudiante graduado del Observatorio de la Tierra Lamont-Doherty de Columbia, en Estados Unidos.

El equipo utilizó las sales de orina para calcular la densidad de humanos y animales en el sitio a lo largo del tiempo, estimando que hace unos 10.000 años, la densidad de personas y animales que ocupaban el asentamiento saltó de casi cero a aproximadamente una persona o animal por cada 10 metros cuadrados. Los resultados sugieren que la domesticación puede haber sido más rápida de lo que se esperaba anteriormente y apoyan la idea de que la Revolución neolítica no tenía un solo lugar de nacimiento en la Media Luna Fértil del Medio Oriente, sino que ocurrió en varios lugares simultáneamente.

En un antiguo asentamiento en el centro de Turquía, la evidencia arqueológica sugiere que los humanos comenzaron a domesticar ovejas y cabras alrededor del año 8450 aC. Estas prácticas evolucionaron durante los siguientes 1.000 años, hasta que la sociedad se volvió muy dependiente de las bestias para la alimentación y otros materiales.

Abell explica que puede ser difícil reconstruir la escala y el ritmo de esta evolución utilizando fragmentos de huesos y excrementos fosilizados. Así que él y sus colegas se preguntaron qué otras pistas podrían haber dejado un grupo de animales en el lugar.

«Y pensamos, bueno, los humanos y los animales orinan, y cuando orinan, liberan un montón de sal –dice Abell–. En un lugar seco como este, no creíamos que las sales se lavaran y redistribuyeran».

Como sucedió, los coautores Susan Mentzer, de la Universidad de Tubinga, en Alemania, y Jay Quade, de la Universidad de Arizona, Estados Unidos, donde Abell trabajó en este proyecto como estudiante universitario, habían documentado previamente algunos niveles inusualmente altos de sales en torno a este sitio turco.

Utilizando estos datos y otros, el nuevo estudio apoya la idea de que las sales probablemente provienen de la orina de humanos, ovejas y cabras. El estudio utiliza la abundancia de las sales a lo largo del tiempo para rastrear el crecimiento de la comunidad y sus animales durante un periodo de mil años.

Trabajando con arqueólogos turcos, incluido Mihriban Özba Aran, de la Universidad de Estambul, que encabeza la excavación, el equipo recogió 113 muestras de todo el sitio, desde pilas de basura hasta ladrillos y hogares, y de diferentes periodos de tiempo, para observar patrones en los niveles de sal de sodio, nitrato y cloro.

Ellos encontraron que, en general, las sales de orina en el sitio aumentó en abundancia con el tiempo. Las capas naturales antes de la construcción del asentamiento contenían niveles muy bajos de sales. Las capas más antiguas con evidencia de habitabilidad humana, que se extendieron de 10.400 a 10.000 años atrás, vieron aumentos leves, pero se mantuvieron relativamente bajos en sales de orina.

Luego, las sales aumentaron durante un periodo de hace 10.000 a 9.700 años; la cantidad de sales en esta capa es aproximadamente 1.000 veces mayor que en las anteriores, lo que indica un rápido aumento en el número de ocupantes (tanto humanos como animales). Después de eso, las concentraciones disminuyen ligeramente.

Abell dice que estas tendencias se alinean con las hipótesis anteriores basadas en otras evidencias del sitio, que el asentamiento pasó primero de cazar ovejas y cabras a unir solo unas pocas, luego se cambió a una gestión a gran escala y finalmente se cambió a animales en corrales en la periferia del sitio a medida que crecían sus números. Y aunque el momento es cercano a lo que los autores del estudio esperaban, el cambio brusco de hace unos 10.000 años «puede ser una nueva evidencia para una transición más rápida» hacia la domesticación, dice Abell.

DOMESTICACION Y PASO A ESTILOS DE VIDA NEOLITICOS EN UNA FRANJA AMPLIA DE LA ZONA Usando las concentraciones de sal, el equipo estimó el número y la densidad de personas, ovejas y cabras en este sitio, después de tener en cuenta otros factores que podrían haber influido en los niveles de sal. Calcularon que hace unos 10.000 años, la densidad de personas y animales que ocupaban el asentamiento aumentó de casi cero a aproximadamente una persona o animal por cada 10 metros cuadrados. En comparación, los lotes de alimentación semi-intensivos de hoy en día tienen densidades de aproximadamente una oveja por cada 5 metros cuadrados.

Aunque actualmente no es posible distinguir entre sales de orina humana y de ganado, el método de análisis de sal de orina todavía puede proporcionar una estimación útil de la abundancia de ovejas y cabras. Durante el periodo de mil años, el equipo calculó que un promedio de 1.790 personas y animales vivían y orinaban en el asentamiento todos los días.

En cada periodo de tiempo, se estima que el número de habitantes era mucho más elevado que el número de personas que los arqueólogos creen que albergaron las edificaciones del asentamiento. Esto indica que las concentraciones de sal en la orina pueden reflejar las cantidades relativas de animales domesticados a lo largo del tiempo.

Los investigadores planean refinar más sus métodos y cálculos en el futuro, y esperan encontrar una manera de diferenciar entre las sales de orina humanas y animales. Piensan que la metodología podría aplicarse en otras áreas áridas, y podría ser especialmente útil en sitios donde faltan otras pruebas físicas, como los huesos.

Los resultados del estudio también ayudan a arrojar luz sobre la propagación geográfica de la Revolución Neolítica. Una vez se pensó que la agricultura y el pastoreo se originaron en la Media Luna Fértil, que abarca partes de la actual Irak, Siria, Líbano, Israel, Egipto, Jordania y los Territorios Palestinos, y luego se extendió hacia afuera desde allí. Pero la creciente evidencia, incluido el estudio de hoy, indica que la domesticación y la transición a los estilos de vida neolíticos se llevaron a cabo simultáneamente en una franja amplia y difusa de la región.

La antropóloga y coautora Mary Stiner, de la Universidad de Arizona, Estados Unidos, dice que el nuevo método podría ayudar a aclarar el panorama general de la relación de la humanidad con los animales durante este periodo de transición. «Podríamos encontrar tendencias similares en otros sitios arqueológicos del periodo en el Medio Oriente -dice–, pero también es posible que solo un puñado de comunidades de larga duración sean foros para la evolución de las relaciones entre humanos y caprinos en una región determinada del Medio Oriente «.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído