Anamasteyoga

¿Te pasas el día sentado? Estírate con esta postura de yoga y evita la tensión muscular

¿Te pasas el día sentado? Estírate con esta postura de yoga y evita la tensión muscular
Mujer sentada YT

Palabras que sanan el alma: «Una mente disciplinada conduce a la felicidad, y una mente indisciplinada conduce al sufrimiento» Dalai Lama

El tono muscular, también conocido como tensión muscular residual o tono, es la contracción parcial, pasiva y continua de los músculos. Ayuda a mantener la postura y suele decrecer durante la fase REM del sueño, según wp.

Se refiere a la tensión (contracción parcial) que exhiben los músculos cuando se encuentran en estado de reposo, la cual es mantenida gracias a la acción de las unidades motoras respectivas y gracias al correcto funcionamiento del reflejo miotático.

Hay impulsos nerviosos inconscientes que mantienen los músculos en un estado de contracción parcial. Si hay un súbito tirón o estiramiento, el cuerpo responde automáticamente aumentando la tensión muscular, un reflejo que ayuda tanto a protegerse del peligro como a mantener el equilibrio.

En condiciones normales, el tono muscular es mantenido inconscientemente y sin fatiga por medio de la actividad del sistema nervioso, principalmente por la acción de los husos musculares y del circuito del reflejo miotático específico, ocurren entonces contracciones parciales y asincrónicas de las fibras musculares; de esta forma se mantiene un tono muscular adecuado y sin fatiga ya que las fibras musculares que se contraen van rotando de manera que no se mantienen contraídas de forma permanente sino que ceden la función a otras en un ciclo coherente. Por otra parte, el tono muscular desaparece si se destruye alguna parte del reflejo monosináptico.

Una pequeña rutina de yoga para aliviar la tensión cervical puede disminuir esos espasmos o contracciones musculares que a veces son incapacitantes.

El gato o Marjaryasana es una de las técnicas que pueden favorecer el alivio de los cervicales en caso de tensión y rigidez. De hecho, es idónea para relajar los músculos y fortalecer la zona lumbar. Además, aporta bienestar mental, dado que reduce la ansiedad y estrés.

¿Cómo hacerla?


Para empezar, apóyate en el suelo sobre las manos y las rodillas.
Asegúrate de que las rodillas queden justo debajo de las caderas y las muñecas bajo los hombros, según ms.
La primera postura implica mantener la columna en posición neutral, con la espalda recta y los abdominales contraídos.
Luego, al inhalar, arquea la espalda. Deja que el vientre se relaje y levanta la cabeza y coxis hacia el cielo.
Posteriormente, al exhalar, redondea la columna hacia arriba y lleva la barbilla hacia el pecho.
Realiza movimientos alternos de forma constante y haz, por lo menos, 10 repeticiones.

Muy Importante: Consulte siempre a su médico para conocer los detalles concretos de su perfil y si es aconsejable o no para usted.

Este artículo es el resultado de información compilada en la red, de la fuente o fuentes señalas, y que considero interesante compartir con los seguidores de esta sección, por su alto interés divulgativo.

Autor

Ana González

La profesora Ana González es experta en atención temprana por la Universidad Antonio de Nebrija e instructora de Yoga Federada, especialista en yoga infantil. Creadora del método Anamaste Yoga.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Expertos
Ana González

La profesora Ana González es experta en atención temprana por la Universidad Antonio de Nebrija e instructora de Yoga Federada, especialista en yoga infantil. Creadora del método Anamaste Yoga.

Lo más leído