Anamasteyoga

¡Este sencillo truco te ayudará a mejorar la atención y la concentración!

¡Este sencillo truco te ayudará a mejorar la atención y la concentración!
Concentración YT

Podríamos destacar las siguientes características de la atención como las más importantes:

Amplitud

Hace referencia a la cantidad de información a la que podemos atender al mismo tiempo y al número de tareas que podemos realizar simultáneamente.

Intensidad

Es innegable que todos sentimos alguna vez la sensación de estar más o menos atentos, a esto se le denomina intensidad de la atención o tono atencional. Puede definirse entonces como la cantidad de atención que le prestamos a un objeto o tarea y está directamente relacionada con el nivel de vigilia y alerta de un individuo. Pueden producirse variaciones en la intensidad denominadas como fluctuaciones de la atención al descenso de la intensidad de la atención se le denomina “lapsus de atención”. Los cambios de atención pueden ser cortos y transitorios denominándose “cambios fásicos”, cuando son largos y relativamente permanentes se denominan cambios tónicos, según wp.

Oscilamiento o desplazamiento de la atención

La atención cambia y oscila continuamente, ya sea porque procesamos dos o más fuentes de información (estímulos atendidos) o bien porque nos encontramos realizando dos tareas y la atención se va dirigiendo alternativamente de una a otra (shifting). El tiempo de las oscilaciones de la atención puede ser variable.

Control

Supone dirigir la atención y poner en marcha sus mecanismos de funcionamiento en función de las demandas del ambiente y de la tarea que vamos a realizar, en este caso hablamos de atención controlada. La atención controlada a diferencia de la no controlada requiere un esfuerzo por parte del sujeto para mantenerla. Muchos autores afirman que es ésta, la característica más importante de la atención, según em.

Reserva para este ejercicio entre 5 y 10 minutos cada día en los que sepas que no van a haber interrupciones.

1.-Siéntate cómodamente en una silla
2.-Cierra los ojos
3.-Respira profundamente
4.-Fíjate en tu respiración. Nota cómo inspiras (el aire entra en tus pulmones lentamente)… escucha cómo espiras (el aire sale lentamente de tus pulmones)…
5.-Sigue pendiente de tu respiración. Nota cómo inspiras… y cómo espiras…
6.-Si te das cuenta de que tu mente se va a otro sitio, eso está bien. Simplemente vuelve a fijarte de nuevo en la respiración. De forma tranquila. Sin frustraciones. Sin brusquedades, vuelta a la respiración
7.-Sigue así un mínimo de 5 minutos

Muy Importante: Consulte siempre a su médico para conocer los detalles concretos de su perfil y si es aconsejable o no para usted.

Este artículo es el resultado de información compilada en la red, de la fuente o fuentes señalas, y que considero interesante compartir con los seguidores de esta sección, por su alto interés divulgativo.

Autor

Ana González

La profesora Ana González es experta en atención temprana por la Universidad Antonio de Nebrija e instructora de Yoga Federada, especialista en yoga infantil. Creadora del método Anamaste Yoga.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Expertos
Ana González

La profesora Ana González es experta en atención temprana por la Universidad Antonio de Nebrija e instructora de Yoga Federada, especialista en yoga infantil. Creadora del método Anamaste Yoga.

Lo más leído