ANAMASTE YOGA

¿Sabes cuál es la diferencia entre el Tantra hinduista y el budista?

¿Sabes cuál es la diferencia entre el Tantra hinduista y el budista?
La diosa Parvati escucha las enseñanzas de su esposo, el dios Shiva Madhia Pradesh, India/WP

En escritura devánagari se escribe तन्त्र. y en sánscrito significa ‘tejido’ (así como ‘telar, urdimbre, la parte esencial, el rasgo característico, armazón, doctrina, regla”, etc.). El equivalente tibetano, rgyud, tiene el sentido de ‘continuidad’, y puesto que en el budismo se asocian los términos tantra y prabhanda según wp, el término tibetano se puede entender en el sentido de ‘continuidad de la luminosidad’.

El tantra o tantrismo es una de las variadas tradiciones esotéricas orientales más antiguas, cuales entre tantas cosas enseñan a utilizar todo deseo con el propósito de espiritualidad, y el reconocimiento de la divinidad en todo.

Existe en variantes hinduistas, budistas, yainas y bon. El tantra, en sus variadas formas, existe en países como Bután, Corea, China, Tíbet, India, Indonesia, Japón, Mongolia o Nepal.

Esta doctrina se basa en un conjunto de escritos llamados Tantra que ―según una tradición― fueron escritos por Buda (480-400 a. C.). Sin embargo, la escuela Ñingmapa del budismo tibetano, aunque afirma que los tantras provienen del budismo, señala que no fueron escritos por el propio Buda, sino por mahasiddhas (grandes maestros) posteriores, que los recibieron del dharma-kaia a través del sambhoga-kaia (de modo que provienen del propio Buda, en la medida en que el dharma-kaia y el sambhoga-kaia son dos de los cuerpos del Buda en cuanto budeidad).

Otros afirman que la religión tántrica y el metachamanismo tántrico ya existían antes del budismo y posiblemente en relación con la religión bon (del Tíbet) y con las semillas del taoísmo (que apareció en China).

Tantra en el hinduismo
El tantra es una de las tendencias en el hinduismo contemporáneo y constituye la práctica principal en todas las escuelas del budismo tibetano.

En el hinduismo existen dos tantras: el sendero de la mano derecha (dakshina marga) y el de la mano izquierda (vama marga).​ Este último incluye técnicas de meditación y ritualización a través del acto sexual. (Véase también taoísmo y yoga) mediante las cuales se integran las energías femeninas y masculinas. Los seguidores del sendero de la mano derecha afirman que su método es más «elevado».

En el hinduismo, a menudo están redactados como un diálogo en el que el dios Shivá responde a las preguntas de su esposa Devī en los papeles de maestro y discípula. En dicha tradición habitualmente están estructurados en cuatro apartados:

jñana (‘conocimiento’).
yoga (‘práctica’).
kriya (‘acción’).
charya (‘conducta’, culto).

Uno de los grandes divulgadores del tantrismo hinduista (en particular Shakta) en Occidente fue el juez británico John Woodroffe, quien a principios del siglo XX escribió numerosos libros sobre dicha doctrina, muchos de los cuales aún hoy se utilizan como referencia bibliográfica. Hoy en día existe una extensa literatura sobre el budismo tántrico, que se ha conservado en el Tíbet; una gran cantidad de maestros tibetanos y occidentales (incluyendo al Dalái Lama) enseña estas doctrinas en Occidente.

El objetivo del tantra es la reintegración del individuo en la pura conciencia primordial (que en el hinduismo sería Shivá, la fuente original). Para alcanzar ese objetivo es necesario recorrer, en sentido inverso, el sendero de la manifestación. Y en la misma tradición Śakti, la energía, es el vehículo mediante el cual la consciencia individual se une con la conciencia pura o divinidad. El final del camino de regreso es conocido como el despertar, un estado de «superconciencia».

Tantra en el budismo
En el budismo tántrico, los tantras inferiores (entre los sarmapa) o externos (entre los ñingmapa) excluyen el acto sexual, mientras que los tantras superiores o internos pueden incluirla (y de hecho estas tradiciones afirman que sin el acto sexual es imposible alcanzar la realización).

En el budismo, el tantrismo se conoce como «la vía rápida» o «el vehículo del resultado», dado que un practicante de tantra aprende a hablar, sentir y conducirse como si ya fuera un Buda que alcanzó la iluminación. Este enfoque es radicalmente diferente al resto de los caminos del yoga.

Los textos que recogen las enseñanzas del tantra (llamados Tantras) están escritos en clave simbólica, en forma de poemas, lo que dificulta su comprensión sin la ayuda adecuada.

Este artículo es el resultado de información compilada en la red, de la fuente o fuentes señalas, y que considero interesante compartir con los seguidores de esta sección, por su alto interés divulgativo

Autor

Ana González

La profesora Ana González es experta en atención temprana por la Universidad Antonio de Nebrija e instructora de Yoga Federada, especialista en yoga infantil. Creadora del método Anamaste Yoga.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Expertos
Ana González

La profesora Ana González es experta en atención temprana por la Universidad Antonio de Nebrija e instructora de Yoga Federada, especialista en yoga infantil. Creadora del método Anamaste Yoga.

Lo más leído