Anamasteyoga

¿Sabes qué es y para qué sirve un zafu?

¿Sabes qué es y para qué sirve un zafu?
Mujer YT

Palabras que sanan el alma: «El silencio, a veces, es la mejor respuesta» Dalai Lama

Un zafu (座蒲 en japonés o 蒲团 en chino) es un cojín redondo, de unos 35 cm de diámetro, y frecuentemente de unos 20 cm de altura, cuando ha sido sacudido. Za (座) significa asiento, y fu (蒲) significa espadaña.

Como palabra, zafu significa ‘asiento hecho de espadañas’. El origen de la palabra japonesa zafu (座蒲) viene de China, donde estos asientos de meditación se fabricaban originariamente de espadañas. En la actualidad, este ha dejado de ser el caso en Japón o China.

Su origen se remonta al Buda Sakiamuni, quien se fabricó un cojín con hierbas secas para mantener una posición estable.

Los zafus en la actualidad están cosidos a partir de tres piezas de tejido fuerte, normalmente negro o marrón oscuro: dos piezas circulares de igual diámetro para la tapa superior e inferior del cojín y un rectángulo largo de tela que cosido por ambos bordes con las demás piezas entre ellas. Tradicionalmente, los zafus se rellenan con kapok​ o alforfón (trigo sarraceno). En España y otros países es posible encontrar zafus rellenos de miraguano. La tela que puede utilizarse es la pana u otra tela que evite el deslizamiento.

Los practicantes de zazen se sientan sobre el zafu para realizar la práctica. Este cojín tiene la función de permitir bascular la pelvis hacia adelante y apoyar las rodillas sobre el suelo, consiguiendo una curva lumbar adecuada. Las dos rodillas y el coxis son los tres puntos sobre los que se sostiene la posición. Es indispensable usar el zafu para poder mantener la posición por un tiempo prolongado, según wp.

El zafu es tanto un accesorio como un símbolo en la práctica zazen. Antes y después de sentarse sobre el zafu, quien medita realiza un saludo (gassho) sobre el cojín como muestra de respeto hacia el lugar en que se va a meditar.

Cuando nos sentamos sobre un zafu u otro tipo de cojín adecuado para la práctica de la meditación, nuestras caderas se elevan y basculan ligeramente hacia delante. De esta manera, podemos apoyar las rodillas en el suelo, conseguir una buena curva lumbar y mantener la columna erguida con facilidad durante largos periodos de tiempo, según cc.

Muy Importante: Consulte siempre a su médico para conocer los detalles concretos de su perfil y si es aconsejable o no para usted.

Este artículo es el resultado de información compilada en la red, de la fuente o fuentes señalas, y que considero interesante compartir con los seguidores de esta sección, por su alto interés divulgativo.

Autor

Ana González

La profesora Ana González es experta en atención temprana por la Universidad Antonio de Nebrija e instructora de Yoga Federada, especialista en yoga infantil. Creadora del método Anamaste Yoga.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Expertos
Ana González

La profesora Ana González es experta en atención temprana por la Universidad Antonio de Nebrija e instructora de Yoga Federada, especialista en yoga infantil. Creadora del método Anamaste Yoga.

Lo más leído