Anamasteyoga

¿Tienes pequeños despistes? ¡Mejora tu atención con la meditación!

¿Tienes pequeños despistes? ¡Mejora tu atención con la meditación!
Hombre despistado YT

Palabras que sanan el alma: Si alguna vez no te dan la sonrisa esperada, sé generoso y da la tuya. Porque nadie tiene tanta necesidad de una sonrisa, como aquel que no sabe sonreír a los demás: Dalai Lama

Se ha demostrado científicamente que la meditación mejora la concentración y la memoria. No es necesario que uses una meditación específica para mejorar la memoria. Cualquier tipo de meditación, como la meditación a conciencia plena, te enseña a concentrar tu mente. Cuando puedes concentrarte mejor, también puedes solidificar los conceptos en tu memoria a corto plazo. Por lo tanto, practicar la meditación puede ayudarte a desarrollar tu memoria a corto plazo, según wk.

Escoge un lugar para meditar. En realidad, puedes meditar en cualquier lugar, pero es bueno que escojas un lugar que no te distraiga, en particular cuando acabas de empezar a meditar. Apaga el televisor y aleja todas las distracciones. Incluso puedes establecer un pequeño centro de meditación en una esquina de tu casa, con una vela y algo en lo que te guste concentrarte.
Siéntate bien. Puedes sentarte en una silla o en el suelo. Depende de ti. Sin embargo, asegúrate de estar relativamente cómodo. Por ejemplo, no querrás presionar demasiado una parte de tu cuerpo. Siéntate derecho, pero no tanto que te sientas tensionado.

Acomódate. Pasa algunos minutos colocándote en el estado mental correcto. Concéntrate en la vela, si eso te ayuda. No es necesario que te concentres por completo, pero cuando sientas que tu mente divaga, regrésala al centro, al momento presente.

Concéntrate en tu respiración. Una vez que te hayas situado, presta atención solo a tu respiración. Concéntrate en cómo inhalas y exhalas. No es necesario que la cambies. Más bien, solo préstale atención, concentrándote por completo en cómo inhalas y exhalas. Mientras tu mente divague, regrésala a tu respiración.

Continúa trayéndote de regreso. Mientras más tiempo te quedes sentado, más probable será que tu mente divague. Está bien y, de hecho, es normal. Lo importante es reconocer que has divagado y volver a concentrarte. Etiqueta el momento en que tu mente divague, como diciendo “Piensa” en tu mente y volviéndote a concentrar en tu respiración.

Prueba a hacer respiraciones profundas. Una manera simple de empezar con la meditación es respirando hondo. Empieza colocando una mano en el pecho y una mano en el abdomen. Cuando respires, debes notar que tu abdomen es expande más que tu pecho, como si trataras de respirar lo más hondo posible. Puede servirte de ayuda cerrar los ojos. Inhala despacio por la nariz. Sostén la respiración a la cuenta de siete y luego exhala despacio por la boca a la cuenta de ocho, en tu mente. Respira hondo cinco veces cada vez que realices esta práctica. Asegúrate de exhalar por completo.

Muy Importante: Consulte siempre a su médico para conocer los detalles concretos de su perfil y si es aconsejable o no para usted.

Este artículo es el resultado de información compilada en la red, de la fuente o fuentes señalas, y que considero interesante compartir con los seguidores de esta sección, por su alto interés divulgativo.

Autor

Ana González

La profesora Ana González es experta en atención temprana por la Universidad Antonio de Nebrija e instructora de Yoga Federada, especialista en yoga infantil. Creadora del método Anamaste Yoga.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Expertos
Ana González

La profesora Ana González es experta en atención temprana por la Universidad Antonio de Nebrija e instructora de Yoga Federada, especialista en yoga infantil. Creadora del método Anamaste Yoga.

Lo más leído