¿Cómo puedo limpiar mis oídos si no se deben usar los bastoncillos de algodón?

¿Cómo puedo limpiar mis oídos si no se deben usar los bastoncillos de algodón?
Bastoncillos de algodón YT

Poner un bastoncillo de algodón (también conocidos como hisopos y cotonetes) en tu oído es una forma terrible de limpiarlo, ya que aunque el bastoncillo puede eliminar algo del cerumen, al mismo tiempo tiende a empujar el resto hacia lo profundo. El problemas es que si has desarrollado un hábito de usar bastoncillos, puede ser difícil de romper. Esto es lo que debes hacer en su lugar, según recoge gizmodo y comparte Paula Dumas para Periodista Digital.

Simplemente no lo hagas
En realidad no tienes que limpiarte los oídos. Lo creas o no, los oídos se limpian solos. La sustancia pegajosa se mueve hacia afuera, ayudada por los movimientos de tu mandíbula mientras masticas y hablas. Esto significa que a veces se podrán ver trozos de cerumen marrón o amarillo en la entrada del canal auditivo. Si se notan, puede limpiarlos con un pañuelo de papel, una toallita húmeda o incluso… bueno, técnicamente podrías usar un bastoncillo de algodón. Pero tal vez sea mejor no tentarse.

Usa gotas
Si realmente sientes que tienes demasiada cera en el oído por algún motivo, hay formas de sacarla sin usar bastoncillos. Lo más sencillo es poner en el oído algunas gotas de aceite mineral, glicerina, peróxido de hidrógeno o gotas de limpieza para los oídos. Espera uno o dos minutos, y luego inclina esa oreja hacia abajo. Puede salir algo de cerumen suavizado, ligeramente licuado. Límpialo con un pañuelo. ¿Te parece demasiado asqueroso? Entonces recuerda que no es necesario que los limpies.

Pregúntale a un doctor
Si estás convencido de que tienes demasiada cera en los oídos, lo suficiente como para que tu oído se sienta bloqueado y tu audición esté afectada, lo mejor es buscar ayuda profesional. Tu médico puede examinar tus oídos y ayudarte a determinar si el cerumen es realmente el problema, o si podrías tener algo más, como una infección en el oído. También podrías optar por consultar a un audiólogo o un especialista en oído, nariz y garganta.

Si tu problema es realmente un bloqueo de cerumen, un médico puede eliminarlo. Podrían hacer una irrigación en el consultorio, usando gotas para suavizar el cerumen y luego usando algún fluido para eliminarlo. También podrían recomendarte adquirir un kit de irrigación de cera de oído para el hogar, que puedes comprar sin receta médica. Por otro lado, es posible realizar un procedimiento que elimine el cerumen adherido con una cámara y herramientas, lo cual es fascinante de ver si te gusta ese tipo de cosas.

Autor

Paula Dumas

Informar y entretener; periodismo del siglo XXI, actualidad y redes.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído