¿Qué puedo comer si tengo una hernia de hiato?

¿Qué puedo comer si tengo una hernia de hiato?
Hernia de hiato YT

Alimentos que hay que quitar de la dieta
La nutricionista de Alimmenta recomienda evitar o disminuir el consumo de:

Alimentos con alto contenido en grasa (salsas con nata, mucho aceite, lácteos enteros, embutidos, carnes grasas, vísceras o productos procesados) ya que favorecen a tener las digestiones más pesadas.

Alimentos picantes que puedan resultar irritantes.

Alimentos en escabeche o muy salados.

Bebidas que inducen a una mayor secreción gástrica como el alcohol, las bebidas carbonatadas, el té o el café.

Alimentos ácidos como el tomate, el vinagre, los cítricos, las frutas no maduras o, en algunos casos aunque menos frecuentes, los yogures.

Alimentos crudos o condimentos como son el ajo, la cebolla o el pimiento que pueden favorecer las molestias:

Alimentos recomendados
Respecto a los productos o pautas que conviene seguir, Oroz aconseja:

Sustituir el consumo de lácteos enteros por lácteos desnatados o semidesnatados (leche o yogures desnatados, quesos, etc.). En el caso de que haya una buena tolerancia al yogur, se podría incluir como opción de lácteo a consumir entre horas o de postre, según cd.

Cambiar el consumo de carnes más grasas por carnes más magras como pavo o el pollo y pescados blancos, aunque, podemos tomar pescado azul de manera moderada y ver su tolerancia.

Priorizar el consumo de frutas maduras, al horno o en forma de compota para disminuir su acidez.

En general, la verdura no es causante directa de las molestias. Pero se aconseja tener un control sobre aquellas que generan más flatulencias y molestias intestinales como pueden ser la coliflor, alcachofas, puerros o coles de Bruselas.
Por último, el portavoz de FEAD da unas pautas generales que pueden mejorar la calidad de vida de las personas con hernia de hiato:

Levante la cabecera de la cama, sobre todo si tiene síntomas nocturnos, para lo cual se deben poner unos tacos de madera (15-20 cm.) debajo de las patas de dicha cabecera; no es útil utilizar almohadas, porque lo único que se consigue así es flexionar el tronco y aumentar el reflujo.

No fume, ya que aumenta el reflujo ácido.

No beba alcohol, porque irrita las paredes del esófago y altera el funcionamiento del esfínter (especie de válvula) que separa el esófago del estómago. Además, aumenta la acidez gástrica.

Evitar la ropa ajustada, ya que incrementa la presión del abdomen.

Evitar la obesidad y sobrepeso.

Vigilar los medicamentos que tomamos ya que algunos pueden producir síntomas de reflujo.

En caso de síntomas, recomendamos acudir a un especialista en Aparato Digestivo para una adecuada valoración.

Autor

Paula Dumas

Informar y entretener; periodismo del siglo XXI, actualidad y redes.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído