Así es como no dormir puede matarnos

Entonces, la falta de sueño, ¿te mata o no?

La respuesta es, sin duda alguna, sí. Pero muy distinta es la respuesta a cómo lo hace. Porque en realidad no lo sabemos. Por ejemplo, sí que sabemos que el sueño sirve para «limpiar» los metabolitos sobrantes en las sinapsis nerviosas del cerebro. Algunos expertos como el Dr. Kryger, de la escuela médica de Yale, describen el mecanismo del sueño de la siguiente manera: el sueño es una necesidad que comienza a incrementarse a partir de las catorce horas despierto, incrementándose hasta las dieciocho.

La señal metabólica que indica al cerebro que está cansado es la adenosina. Los estimulantes compiten en la ruta metabólica de este componente de manera que los receptores no llegan a notar su presencia, en principio. Pero esto solo es una alerta que nos indica que algo va mal, no la razón última del daño que se supone que estamos sufriendo.

Otros investigadores ven el sueño como una especie de sistema homeostático, en el cual la intensidad del sueño (que se identifica con el proceso de sueño REM) juega un papel clave. Este modelo, a diferencia de otros, le dá más importancia a la intensidad que a las horas de sueño. Pero tampoco puede profundizar más en las causas que pueden generar la muerte, según xataka.

Lo único que sabemos con seguridad es que el problema principal de la falta de sueño prolongada provoca el deterioro cognitivo.

Incluso en el caso de los pacientes de insomnio fatal familiar es muy difícil entender cómo reacciona el cuerpo ante la privación del sueño, ya que la enfermedad puede cursar con otras afecciones. No tenemos la seguridad de que estas se deban al insomnio o a la acción de los priones que lo causan.

Hasta la fecha sabemos con seguridad que el problema principal de la falta de sueño prolongada es el deterioro cognitivo. Cuando nuestro sistema nervioso se viene abajo se dan todo tipo de fallos en el cuerpo. ¿Esto puede llegar al punto de colapsar? Sin duda, aunque no parece haber un patrón igual en las personas. Como decíamos, no entendemos el papel exacto del sueño en nuestra fisiología.

El problema no es el sueño, sino el mundo a tu alrededor
Pero mucho antes de que te mate la falta de sueño, existe otra miríada de cuestiones igual o más peligrosas en el sentido inmediato. Como decía del CDC, la falta de sueño es una de las mayores epidemias de nuestro tiempo. Y este, a su vez, es un problema que provoca muchos otros. Por ejemplo, quedarse dormido al volante, trabajando con maquinaria pesada o distraerse mientras se realiza una actividad de riesgo puede ser el origen de un accidente fatal.

Lo que dice la ciencia sobre dormir con el móvil en tu almohada

Estas cifras no son baladíes: los datos analizados por esta entidad muestran que un gran porcentaje de personas admite haberse quedado dormido involuntariamente mientras conducía.. Caer dormido al volante es una importante causa de accidentes a nivel mundial. En 1999, el piloto del vuelo American Airlines 1420 se estrelló cuando el piloto sobrepasó la pista de aterrizaje. El capitán y diez pasajeros murieron debido, según apuntó la investigación, a que el piloto, probablemente, se encontraba en una situación de estrés y fatiga debido, entre otras cosas, a la falta de sueño.

En el más que estudiado desastre de Chernobyl, probablemente la falta de sueño ayudó a que ocurriera, según indicaron años después los investigadores. Lo mismo pasó con el desastre de la «Isla de las Tres Millas». En 2013 el accidente del metro de Nueva York provocó cuatro muertos y setenta heridos, algo relacionado, también, con la falta de sueño, según los peritos.

En definitiva, la privación del sueño es peligrosa y puede resultar letal, pero no solo por sus efectos intrínsecos, sino también por las consecuencias adversas que provoca en los seres humanos. Por tanto, queda claro que sí que puede matar y, además, de numerosas maneras. Así que no conviene tomarse a la ligera lo de descansar adecuadamente, pues el resultado podría ser catastrófico.

Autor

Paula Dumas

Informar y entretener; periodismo del siglo XXI, actualidad y redes.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído