CAMILLE PAGLIA

‘Sexual Personae’: el órden del Arte

'Arte y decadencia desde Nefertiti a Emily Dickinson', el libro fundacional del nuevo feminismo más provocador

'Sexual Personae': el órden del Arte

«El artista es la imitación más aproximada que puede conseguir el hombre de la maravillosa independencia femenina. Pero el artista necesita su arte, su proyección. El artista bloqueado, como Leonardo, sufre la tortura de los malditos, de los condenados. La pintura más famosa del mundo, la Mona Lisa, recoge esa autonomía, esa suficiencia femenina, su ambigua sonrisa burlona ante la vanidad y la desesperación de sus muchos hijos.»

«El arma más eficaz contra el flujo de la naturaleza es el arte. La religión, los rituales y el arte empezaron siendo uno, y todavía sigue habiendo en el arte un elemento religioso o metafísico. Por minimalista que sea, el arte no se limita a ser un simple diseño. Es siempre una forma ritual de reordenar la realidad […]. El artista moderno que simplemente traza una raya en una hoja sigue intentando domar algún aspecto incontrolable de la realidad.»

«El arte es orden. Pero el orden no es necesariamente justo, amable o hermoso. El orden puede ser arbitrario, violento y cruel. El arte no tiene nada que ver con la moral. Los temas morales pueden estar presentes, pero son secundarios, su función es simplemente asentar la obra de arte en un tiempo y un espacio concretos.»

«En cuanto hay imaginación, hay mito. Puede que tengamos que aceptar la brecha ética que existe entre imaginación y realidad y que tolerar en el arte los horrores, violaciones y mutilaciones que no toleraríamos en la sociedad. Pues el arte es nuestro mensaje desde el más allá, el mensaje que nos dice de lo que es capaz la naturaleza. No es el sexo, sino la crueldad, el gran tema siempre relegado o suprimido de la agenda del humanismo moderno. Hemos de respetar las fuerzas ctónicas, pero no hay por qué ceder necesariamente ante ellas.»

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído