CAMILLE PAGLIA

‘Sexual Personae’: el Romanticismo

'Arte y decadencia desde Nefertiti a Emily Dickinson', el libro fundacional del nuevo feminismo más provocador

'Sexual Personae': el Romanticismo

Como afirma Peter Gay, la Ilustración empleó la ciencia pagana para liberar a la cultura europea de la teología judeocristiana. El mundo moderno es fruto de la razón y no de la fe. Pero cuando se insiste demasiado en una facultad se produce un rebote hacia el extremo contrario. La Ilustración apolínea dio lugar a una contrarreacción de irracionalidad y demonismo: el Romanticismo.»

«El Romanticismo supone el retorno de la Gran Madre, la tenebrosa diosa de la naturaleza que San Agustín había condenado como la mayor enemiga del cristianismo. Al volver a la naturaleza, Rousseau crea la visión romántica del mundo. Aunque confiere autoridad al Estado en virtud del bien común, su legado más perdurable ha sido el apasionado inconformismo de los radicales, desde Blake y Marx a los Rolling Stones. Rousseau convierte la libertad en una contraseña de la cultura occidental.»

«Una causa de que la teoría de la naturaleza de Rousseau sea tan simplista podría ser que en la literatura francesa no hubo un The Faerie Queene que mostrara sus peligros. Así que tuvo que aparecer Sade, con todas sus atrocidades, para poner a prueba las alegres esperanzas rousseaunianas. Rousseau y Sade juntos equivalen a todo Spenser. Spenser y Sade ven el demonismo del sexo y de la naturaleza.»

«Sorprendentemente, la abolición por parte de Sade de las leyes civiles y divinas no conduce a la anarquía. Los libertinos establecen su propio orden estricto, la jerarquía natural del fuerte y el débil, del amo y el esclavo. Los libertinos de Sade se organizan en unidades sociales autónomas. Publican folletos y estatutos, diseñan el medio arquitectónico y catalogan a sus víctimas en clases y subconjuntos eróticos.»

«Hemos de recordar que éstas son ideas, no acciones. Sade aísla la agresividad latente en la mente científica occidental, y demuestra el carácter sexual de la visión occidental (lo que es mi tema constante). Sade representa a la madre naturaleza darwiniana, que muta los géneros y fecunda por alogamia. Como ella, convierte a la humanidad en abono y mantillo. La identidad en Sade, como en todo el Romanticismo, no tiene su origen en la sociedad, sino en el yo demonizado. Pero Sade difiere de los románticos, que tienden a ser más pasivos (salvo Blake), en que para él la identidad es el resultado de la acción, tanto para el libertino como para su víctima. Uno origina la acción, y el otro la sufre.»

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído