¿Cómo cambian las emociones de la juventud respecto a las de la edad adultez, madurez y vejez?

¿Por qué parece que las cosas nos afectan menos con la edad?

Con el tiempo deberíamos dejar de asustarnos ante las emociones

¿Por qué parece que las cosas nos afectan menos con la edad?

Quien diga que a los 16 años era feliz, sencillamente miente. Imposible.

Si en la infancia ya nos cuesta tolerar la frustración y el más mínimo contratiempo elicita una rabieta, en la adolescencia ya no es que se magnifique todo lo que genera frustración sino que de todo hacemos un mundo…

Unos amigos que quedan sin avisarte, un compañero de clase que te obsesiona y un castigo sin salir… Todo en la adolescencia se torna en drama y la vida se narra como si de un culebrón venezolano se tratase.

La de veces que nuestros padres nos dijeron que «no era para tanto» y que «ya te enterarás de lo que es un problema cuando te paso algo de verdad»… ¡Y qué incomprendidos nos sentíamos! ¡Qué imposible resultaba que existiera una forma alternativa de interpretar la realidad! sentido le veíamos a cualquier !

¿Cómo cambian las emociones de la juventud respecto a las de la edad adultez, madurez y vejez?  ¿Por qué parece que las cosas nos afectan menos con la edad?

Por desgracia no nos enseñan en la escuela a regular nuestras emociones. No nos enseñan apenas a identificarlas. Y convivir con lo convulso e intenso de la emocionabilidad humana se nos hace muy difícil. Pasamos años luchando contras esas emociones sin poder siquiera aceptar la activación física que nos producen.

La adolescencia es un periodo especialmente significativo en este sentido. Con el devenir de los años y de las experiencias se nos abren las puertas de la empatía al tiempo que aprendemos a tolerar mejor nuestros estados emocionales y a interpretar mejor lo que estos significan.

La emoción es el motor de nuestro día a día, pero nos lleva un tiempo aprender a manejarlo.

Con el tiempo deberíamos dejar de asustarnos ante las emociones y, en su lugar, aprender cómo gestionarlas.

Te puede interesar

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Ana Villarrubia

Ana Villarrubia es Psicóloga Sanitaria, directora del centro sanitario 'Aprende a Escucharte', docente en la rama clínica de la psicología, escritora y colaboradora en múltiples medios de comunicación.

Lo más leído