Este grupo de peces presenta varias características que revelan su cercanía evolutiva a los tetrápodos respecto al resto de peces

El pez pulmonado australiano, el pariente acuático más cercano del humano

La especie está considerada un 'fósil viviente', ya que es muy parecida a los fósiles de los primeros peces pulmonados

El pez pulmonado australiano, el pariente acuático más cercano del humano
El pez pulmonado australiano PD

El pez pulmonado australiano es el pariente acuático más cercano que tiene la especie humana.

La secuenciación del genoma del pez pulmonado de Queensland confirma que estos peces pulmonados son los parientes más cercanos de los tetrápodos, grupo que incluye a anfibios, reptiles, aves y mamíferos, y permite tener una mayor comprensión de las innovaciones que permitieron la conquista del medio terrestre y el origen de los tetrápodos.

«Nuestro estudio confirma que el pez pulmonado australiano, ‘Neoceratodus forsteri’, y no el celacanto, como se pensaba anteriormente, es el pariente acuático más cercanamente emparentado con el ser humano», explica Iker Irisarri, investigador postdoctoral en el MNCN-CSIC durante la realización del estudio y actualmente investigador en la Universidad de Gotinga (Alemania).

Según señala, a esta especie se la considera un ‘fósil viviente’, ya que es muy parecida a los fósiles de los primeros peces pulmonados.

Este grupo de peces presenta varias características que revelan su cercanía evolutiva a los tetrápodos respecto al resto de peces, entre los cuales destacan la presencia de pulmones, las aletas carnosas más parecidas a las extremidades de los vertebrados terrestres, incluidos los humanos, así como su forma de moverse, que recuerda a la de las salamandras.

«Estas características son, con gran probabilidad, similares a las que tuvo el ancestro común de tetrápodos y peces pulmonados, que conquistó el medio terrestre hace 420 millones de años», añade.

«Además de confirmar nuestra hipótesis acerca de la posición evolutiva clave del pez pulmonado australiano, el análisis de su genoma nos ha dado pistas importantes sobre cómo fue la conquista del medio terrestre. Esto fue posible gracias a varias adaptaciones en la respiración, olfato, movimiento y reproducción», continúa Irisarri.

A este respecto, entre los hallazgos del estudio destaca la caracterización de genes del desarrollo que revelan procesos similares en las aletas y manos de peces pulmonados y humanos, respectivamente, y en los pulmones de ambas especies, lo que indica un origen evolutivo común.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído