Fue la ciudad más grande de América y una de las más grandes del mundo antiguo

Así alteró el paisaje a gran escala el desarrollo de Teotihuacán

Movieron cantidades asombrosas de suelo y remodelaron el paisaje de manera que continúa influyendo en la zona

Así alteró el paisaje a gran escala el desarrollo de Teotihuacán
Teotihuacán PD

Los antiguos residentes de Teotihuacan movieron cantidades asombrosas de suelo y remodelaron el paisaje de manera que continúa influyendo en la zona. Así lo desvela la tecnología Lídar de mapeo aéreo.

Un nuevo estudio publicado en PLOS One también muestra cómo los ingenieros de Teotihuacán desviaron dos ríos para alinearlos con puntos de importancia astronómica, identifica cientos de características arquitectónicas previamente desconocidas y documenta más de 200 características arqueológicas que han sido destruidas por la minería y la urbanización desde la década de 1960.

«No vivimos en el pasado, pero vivimos con los legados de acciones pasadas. En una ciudad monumental como Teotihuacan, las consecuencias de esas acciones aún están frescas en el paisaje», dijo en un comunicado el primer autor Nawa Sugiyama, profesora de antropología en UC Riverside.

Teotihuacan, a unOS 40 kilómetros al noreste de la actual Ciudad de México, fue la ciudad más grande de América y una de las más grandes del mundo antiguo. Existió desde aproximadamente el año 100 a. C.-550 d. C., hace unos 1.000-2.000 años, y cubría 12 kilómetros cuadrados. En su apogeo, constaba de numerosas pirámides, plazas y barrios residenciales y comerciales bien diseñados que albergaban una población de alrededor de 100.000 habitantes. Algunas de las pirámides y otras estructuras son visibles sobre el suelo hoy en día, pero la mayoría de los restos de la ciudad yacen enterrados debajo de campos, edificios y otras áreas de actividad modernas.

Para mapear las partes subterráneas de Teotihuacan, Nawa Sugiyama y los coautores utilizaron lidar, una tecnología de mapeo que mide la cantidad de tiempo que tarda la luz de un láser en rebotar en un objeto. Los arqueólogos a menudo usan lidar para descubrir características enterradas cubiertas por bosques densos o campos abiertos, pero rara vez implementan la tecnología donde los restos arqueológicos se encuentran debajo de áreas urbanas.

«Lidar a menudo se percibe como una herramienta revolucionaria para encontrar características antiguas ocultas a simple vista, pero encontramos que el mapa lidar es extremadamente desordenado y difícil de interpretar. Muchas de las características que identificamos eran modernas con raíces antiguas. Pero luego nos dimos cuenta de que hay una historia mucho más interesante detrás de esta tendencia «, dijo Nawa Sugiyama.

Debido a que la gran escala de la construcción en Teotihuacan sugería una modificación masiva del paisaje antiguo, el grupo de Sugiyama pensó que lidar podría ayudar a dilucidar la relación entre el diseño de Teotihuacan y las actividades modernas que lo superponen. Los investigadores confirmaron los hallazgos del lidar con encuestas a pie y comparaciones con esfuerzos de mapeo anteriores.

Descubrieron que los constructores de Teotihuacan nivelaron el suelo hasta el lecho de roca y, en algunos casos, extrajeron el lecho de roca para usarlo como material de construcción y relleno. En solo una parte de la ciudad, llamada Complejo Plaza de las Columnas, los autores calcularon que aproximadamente 372.056 metros cuadrados de terreno artificial se acumularon en el transcurso de aproximadamente 300 años de construcción que se habían extraído en otras partes del Valle de Teotihuacán. En tres de los principales complejos piramidales, los autores estiman que se habían utilizado 2.423.411 metros cuadrados de roca, tierra y adobe.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído