Los terremotos aumentan la velocidad de los glaciares

Investigadores del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) han descubierto que el flujo de hielo de uno de los glaciares de Groenlandia responde bruscamente a la marea oceánica tras producirse un terremoto glaciar.

Los científicos se han servido de los datos aportados por un sistema de GPS por el cual han percibido que la velocidad de deslizamiento del glaciar Helheim se altera enormemente tras un seísmo, lo que imprime menos resistencia a la fuerza que imprimen las mareas.

El Helheim, uno de los glaciares más rápidos del planeta, se ve influenciado por la marea. Así, cuando baja la marea el glaciar se acelera, y cuando sube, se ralentiza. �La velocidad aumenta o disminuye según la presión hidráulica que ejerza la fuerza de la marea sobre el frente del glaciar�, explica el investigador del CSIC Pedro Elosegui.

Los científicos han observado que la respuesta del glaciar aumenta en más del 100% tras un seísmo. �Dichas observaciones podrían ser explicadas por una alteración del sistema de conductos subglaciales por donde discurre el agua fundida, lo que provocaría un aumento de la presión situada bajo el glaciar, disminuyendo la fricción entre éste y su base rocosa�, indica Elosegui.

Para los investigadores, existe una relación entre los terremotos glaciales y los desprendimientos de hielo en el frente del glaciar. Según la principal teoría con la que trabajan, el terremoto se produce después de desprenderse del glaciar un bloque de hielo inestable, más alto que ancho.

SISTEMA GPS

Los investigadores españoles, con los que colabora un equipo estadounidense y otro danés, llevan desde 2006 instalando una amplia red de receptores GPS en los glaciares

Helheim y Kangerdlugssuaqd.

Esta tecnología, desarrollada en el CSIC, es alimentada con energía solar y cuenta con un sistema de telecomunicaciones para transmitir los datos vía satélite y en tiempo real.

Los trabajos científicos de 2010 han servido para instalar 12 nuevos GPS en el glaciar Helheim, para mantener la estación sísmica e instalar dos nuevas cámaras. Además, los científicos han situado dos prototipos de boya GPS en el Océano Ártico para estudiar el balance de masas del hielo marino.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído