El módulo de la nave Rosetta tratará de mandar datos durante casi tres meses

El robot Philae logra aterrizar sobre el cometa 67P para desvelar el origen de la vida

La Agencia Espacial Europea consigue la hazaña tras un viaje que ha durado una década: 6.400 millones de kilómetros recorridos

Es todo un hito de la humanidad, y lo ha conseguido la Agencia Espacial Europea.

El módulo robot Philae 2014 de 100 kilos de peso que viajaba a bordo de la nave Rosetta, -que fue lanzada en 2004 y que ha tenido que que dar tres vueltas a la Tierra y una a Marte para adquirir impulso suficiente-, ha aterrizado este miércoles 12 de noviembre de 2014 sobre el cometa 67P/ Churyumov-Gerasimenko. Ha sido una larga travesía: 6.400 millones de kilómetros.

Ahora Rosetta y el cometa vuelan a la par a 66.000 kph entre las órbitas de Marte y Júpiter, a 500 millones de kilómetros de la Tierra.

SIETE HORAS DE DESCENSO

El módulo de aterrizaje tardó siete horas en alcanzar la superficie helada de la ‘roca’, que puede desvelarnos el origen de la vida en la Tierra y, quizás, si existe vida en otras zonas del universo…

La ‘caída libre’ se produjo a una velocidad de un metro por segundo. Eran las 9.35 de la mañana, hora española, y el contacto con la superficie se produjo a las 16.38. El éxito fue confirmado 28 minutos más tarde, cuando la señal llegó a la Tierra salvando una distancia de más de 500 millones de km. 

La sonda acompañará al cometa durante el próximo año y medio y el módulo de aterrizaje, si consigue recargar sus baterías con los paneles solares de los que está recubierto, enviará valiosos datos científicos durante los próximos tres meses.

Sin embargo, se han producido una serie de fallos técnicos que pueden enturbiar el éxito de la misión. El anclaje del módulo al cometa no es todo lo firme que estaba previsto. Dos de los tres sistemas existentes, el motor de rebote y los dos arpones de anclaje, no se activaron, por lo que Philae está sujeto a la superficie del cometa por los tornilos de sus patas, que se activaron nada mas tocar el suelo.

El punto elegido por la Agencia Espacial Europea para el aterrizaje de Philae, bautizado como Agilkia, tiene un kilómetro cuadrado y está situado en la «cabeza» de 67P Churyumov-Gerasimenko y cerca de una depresión llena de rocas -algunas del tamaño de un edificio- y de pronunciadas pendientes, fosas profundas y grandes acantilados. 

ANÁLISIS

Philae comenzará inmediatamente a perforar y a analizar la composición de la superficie del cometa con su batería de instrumentos científicos. Lo hará sin problemas durante las próximas 64 horas, el tiempo que durarán sus baterías.

Si los paneles solares de los que está recubierto consiguen recargarlo, Philae podría seguir enviando datos durante cerca de tres meses. Todo depende de si, en la posición en la que se encuentra, recibe la suficiente cantidad de rayos solares.

Si no, y como ya dijo el director de la misión Rosetta, cada minuto que vaya más allá de esas 64 horas será un regalo para la Ciencia. Durante los próximos meses ya solo queda llevar a cabo la batería de experimentos y mediciones científicas previstas. 

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído