Un juez ordenó fuera devuelto a sus dueños

España pierde su gran meteorito: Sin pistas del gigante de Colomera

Pesaba 134 kilos y no era muy grande

En el patio de una vieja casa en ruinas, en 1912, en Colomera, Granada, unos jóvenes encontraron mientras jugaban, una curiosa roca de color negro, con un inusual peso de 134 kilos para sus pequeñas dimensiones. Durante dos décadas, la roca fue objeto de juegos entre los aldeanos, ignorantes de lo que tenían entre manos.

En los años treinta, Antonio Pontes junto con el catedrático de farmacia José Dorronsoro de la Universidad de Granada, realizaron un estudio científico de la roca, concluyendo que su origen era extraterrestre. En concreto, se trataba de un meteorito metálico de hierro, níquel cobalto y germanio, procedente del núcleo de algún planeta destruido.

Pontes firmó un contrato de cesión al Museo Nacional de Ciencias Naturales, en calidad de depósito, para que fuera expuesto, con la clausula de poder retirarlo cuando él quisiera.

Por más de ochenta años el ‘Meteorito de Colomera’ estuvo expuesto, hasta que en 2015, Amparo Pontes, reclamó la propiedad de su abuelo, y un juez falló en su legítimo favor, contra la petición del CSIC de conservarlo. Desde entonces no se sabe del paradero del meteorito, y hay quién cree que puede haberse vendido por piezas, aunque esto es un misterio que sólo conoce la heredera de Pontes y su familia.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído