'Meteoritics & Planetary Science'

Los meteoritos explotan antes de llegar a la Tierra por el aire a alta presión que se filtra en ellos

Los meteoritos explotan antes de llegar a la Tierra por el aire a alta presión que se filtra en ellos
Meteorito.

La atmósfera terrestre es un mejor escudo contra los meteoroides de lo que pensaban los investigadores, según informa un artículo publicado en ‘Meteoritics & Planetary Science’.

Cuando un meteoro se precipita hacia la Tierra, el aire a alta presión que se encuentra frente a él se filtra en sus poros y grietas, separando el cuerpo del meteorito y haciendo que explote.

«Hay un fuerte gradiente entre el aire a alta presión frente al meteoro y el vacío de aire detrás de él», explica el coautor del estudio Jay Melosh, profesor de Ciencias Terrestres, Atmosféricas y Planetarias en la Universidad Purdue, en Estados Unidos.

«Si el aire puede moverse a través de los pasajes del meteorito, puede entrar y hacerlo volar fácilmente».

Los investigadores sabían que los meteoroides a menudo explotaban antes de que alcanzaran la superficie de la Tierra, pero no sabían por qué.

El equipo de Melosh se centró en el evento de Chelyabinsk 2013, cuando un meteoroide explotó sobre Chelyabinsk, Rusia, para explicar el fenómeno.

La explosión fue una sorpresa y produjo energía comparable a un arma nuclear pequeña. Cuando entró en la atmósfera de la Tierra, creó una bola de fuego brillante y, minutos más tarde, una onda de choque estalló en las ventanas cercanas, hiriendo a cientos de personas.

El meteoroide pesaba alrededor de 10.000 toneladas, pero solo se recuperaron unas 2.000 toneladas de escombros, lo que significa que algo sucedió en la atmósfera superior que causó su desintegración.

Para resolver el acertijo, los científicos usaron un código informático único que permite que tanto el material sólido del cuerpo del meteoro como el aire existan en cualquier parte del cálculo.

Este nuevo código permitió a los investigadores introducir aire en el meteoroide y dejarlo filtrarse, lo que redujo significativamente la fuerza del meteoroide, incluso si al inicio era moderadamente fuerte.

Aunque este mecanismo puede proteger a los habitantes de la Tierra de los meteoroides pequeños, es probable que a los grandes no les moleste, considera Meloxh.

Los meteoritos de hierro son mucho más pequeños y densos e incluso los relativamente pequeños tienden a alcanzar la superficie.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído