Ciencia
El cerebro de los astronautas se estrecha cuando están en el espacio exterior. NASA

No es una de esas preguntas que uno se suela hacer de repente, pero para los científicos es una cuestión muy importante (Si encontrarnos extraterrestres, los mataríamos a todos).

El eructo, ese controvertido conjunto de gases del estómago expulsados de una vez por la boca, a menudo de manera sonora o ruidosa, en el espacio no tiene lugar (¿Fue Machu Picchu construida por extraterrestres?).

Los astronautas tienen muy en cuenta que por mucho que les haya gustado la "cena", eructar no es lo más conveniente.

Esta es la razón, según recoge ScienceAlert, Quora y Miguel Jorge en gizmodo. (El espacio ya es inaccesible para los astronautas, tras el fallo del cohete Soyuz).

Hace unos días, un usuario de Twitter le preguntó al Comandante de la Estación Espacial Internacional (ISS), Chris Hadfield, si en el espacio se podía eructar. Este recibió una respuesta sorprendente: era totalmente cierto. No puedes eructar en el espacio, o al menos, no como lo haces aquí en la Tierra. Según dijo Hadfield: (El momento en el que una nave que llevaba a dos astronautas debió regresar de emergencia a la Tierra)

No se puede eructar en el espacio porque el aire, los alimentos y los líquidos en tu estómago flotan juntos como burbujas gruesas. Si eructas, vomitas en tu boca. ¿Entonces adivina a dónde va el aire atrapado?

Aunque es evidente que el aire puede viajar desde tu estómago y salir por la boca en el espacio, el problema es la falta de gravedad. Cuando tienes gas atrapado en tu estómago en la Tierra, este se eleva hasta la boca porque es más liviano que los alimentos y los jugos estomacales.

Sin embargo, en el espacio, donde no hay gravedad, el gas no sube solo a esa cima. Permanece mezclado con todas las otras cosas que están en el estómago, como se aprecia en el siguiente video, un experimento de la ISS que involucró poner una tableta efervescente en agua coloreada.

Por tanto, si el gas quiere salir de tu boca, trae consigo otras cosas con él. El resultado vendría a ser una especie de cruce entre un eructo y un escupitajo. Como explicó hace unos años el ingeniero de la NASA Robert Frost:

Cuando uno eructa en el espacio, a menudo se trata de un "eructo húmedo", lo que significa que se expulsa un poco de líquido. Es algo así como el reflujo ácido. Si eructas en el espacio, generalmente está húmedo porque el líquido y el gas no se separan en tu estómago como lo hacen en la Tierra.

Y por supuesto, si existe esta ley no escrita entre los astronautas del espacio es porque nadie quiere verse en esa situación con un traje espacial en medio de una caminata. Además, la propia Estación Espacial Internacional es un entorno pequeño y cerrado, por lo que una situación así sería algo más que indeseable.