La revista ChemPhysChem

Cosmos: Sabor a chocolate en el espacio profundo

Cosmos: Sabor a chocolate en el espacio profundo
Sabor a chocolate. CH

Químicos de la Universidad de Hawai en Manoa han creado e identificado tres moléculas de sabor del chocolate bajo condiciones que simulan cómo se podrían formar tales moléculas en el cosmos.

La nueva investigación lleva a los científicos un paso más cerca en su búsqueda para comprender cómo se formó el sistema solar y la Tierra, y cómo comenzó la vida. El estudio ha sido publicado en la revista ChemPhysChem.

«Nuestro equipo utilizó métodos únicos para imitar cómo las moléculas en los hielos interestelares podrían transformarse mediante la radiación ionizante de los rayos cósmicos galácticos», dice en un comunicado Matthew J. Abplanalp, estudiante de doctorado de química en el Departamento de Química de la Facultad de Ciencias Naturales.

«Para nuestra sorpresa, tres de las moléculas que creamos contribuyen al sabor y sabor del chocolate aquí en la Tierra».

Una de estas moléculas había sido detectada tentativamente por los astrónomos en las regiones de formación de estrellas y planetas, así como en los cometas, pero los científicos no tenían claro cómo podrían haberse formado.

«Nuestra investigación muestra que este tipo de moléculas se pueden sintetizar fácilmente dentro de hielos interestelares a temperaturas tan bajas como -232 grados Celsius en nubes moleculares y se predice que son omnipresentes en el espacio», dice el profesor Ralf I. Kaiser, asesor de Abplanalp. Kaiser desarrolló la técnica utilizada para crear e identificar moléculas específicas.

«Nuestro método identifica isómeros de moléculas con una precisión del 100 por ciento», lo que no ha sido posible con métodos previos como la espectroscopía infrarroja tradicional.

Las moléculas de sabor de chocolate que el equipo de Kaiser detectó eran de propanol y butanal.

El propanol y butanal son moléculas orgánicas complejas (COM): sustancias que contienen seis o más átomos de hidrógeno, carbono, nitrógeno y oxígeno. Los COM representan un tercio de las más de 200 moléculas detectadas por los astrónomos en el medio interestelar, la materia que existe en el espacio entre las estrellas.

Los COM son los componentes básicos de moléculas más complejas esenciales para la vida, y los astrónomos han buscado durante mucho tiempo una explicación para su formación.

Los hielos utilizados en los experimentos estaban compuestos de monóxido de carbono -una molécula muy tóxica en la Tierra- y metano, y fueron elegidos para explorar la prueba del concepto de que las moléculas relacionadas con el chocolate se pueden sintetizar en el espacio profundo.

Abplanalp informó que el equipo ahora planea usar hielos más complejos que contienen nitrógeno y fósforo.

«Los hielos a base de fósforo tendrán importancia para entender cómo se pueden haber formado el ARN, el ADN y el ATP».

«Los hielos que contienen nitrógeno podrían formar moléculas de relevancia para los aminoácidos, por ejemplo.»

Todo lo cual en última instancia debería dar a Abplanalp y Kaiser una comprensión más profunda de los orígenes de la vida en el universo.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído