Todo listo para completar la red de satélites medioambientales Sentinel

Todo listo para completar la red de satélites medioambientales Sentinel
El cohete pondrá en órbita a un total de nueve satélites de pequeño tamaño. ESA

La ESA lanzará este miércoles el satélite Sentinel-3B del programa europeo Copernicus, liderado por la Comisión Europea, que completará la constelación del primer conjunto de misiones Sentinel.

El despegue será desde el cosmódromo de Plesetsk (Rusia) y está programado para las 17.57 GMT (19.57 CEST).

Sentinel-3B es el séptimo satélite Sentinel que se lanzará en el marco de Copernicus. Cada misión Sentinel transporta tecnología punta para suministrar un flujo de datos e imágenes complementarios clave para este programa de vigilancia medioambiental «único», por lo que desde la ESA califican este acontecimiento de «hito importante» para el programa Copernicus.

Una vez en órbita, este séptimo satélite se unirá a su gemelo Sentinel-3A, lanzado en 2016. Este tipo de emparejamiento de satélites ofrece una cobertura y provisión de datos óptimas para Copernicus.

Los dos satélites de radar Sentinel-1 y los dos satélites ópticos Sentinel-2 funcionan de forma similar. Sentinel-5P, en cambio, es único en la constelación, ya que se trata de una misión de un solo satélite, aunque su amplia franja de cobertura abarca la totalidad del planeta cada 24 horas.

MEDICION DE SUPERFICIE MARINA Y HIELO Con un conjunto de instrumentos muy avanzados, Sentinel-3 probablemente es la más compleja de todas las misiones Sentinel, y amplía aún más la panorámica global que ofrece Copernicus.

En los océanos, Sentinel-3 mide la temperatura, el color y la altura de la superficie marina, así como el grosor del hielo. Estas mediciones sirven, por ejemplo, para monitorizar los cambios en el nivel del mar, la contaminación marina y la productividad biológica.

En tierra, esta misión ofrece información para la vigilar los incendios forestales, registrar la forma en que se explota la tierra, observar el estado de la vegetación y medir la altura de ríos y lagos, complementando las mediciones de alta resolución de Sentinel-2.

Esta misión es resultado de la estrecha colaboración entre la ESA, la Comisión Europea, EUMETSAT, el Centro Nacional de Estudios Espaciales francés (CNES), la industria, proveedores de servicios y usuarios de datos. Los satélites han sido diseñados y construidos por un consorcio de un centener de empresas, lideradas por Thales Alenia Space Francia.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído