Ciencia Viral

Expectación ante la llega inminente de la sonda espacial Dawn al planeta enano Ceres

Expectación ante la llega inminente de la sonda espacial Dawn al planeta enano Ceres
Sonda Dawn NASA

La sonda espacial Dawn comenzó la transición a su última órbita alrededor del planeta enano Ceres. En junio, alcanzará una órbita de menos de 50 kilómetros de altura, informa la NASA.

La sonda Dawn fue lanzada en 2007 y su misión es estudiar al asteroide Vesta y al planeta enano Ceres. Dawn viajó hasta Vesta en 2011 y pasó más de un año investigando en su órbita. La cantidad de datos obtenidos durante esta etapa todavía es analizada por científicos y nos permite hacer nuevos descubrimientos. Por ejemplo, el año pasado, los datos ayudaron a detectar el hielo en las profundidades de Vesta, según María Cervantes, N+1.

Pero el objetivo principal de la investigación de Dawn sigue siendo Ceres, al que alcanzó a principios de 2015. Desde entonces, la sonda nos ha permitido aprender mucho sobre el planeta. Por ejemplo, imágenes detalladas de su superficie mostraron grandes puntos brillantes, que resultaron ser acumulaciones de carbonato de sodio y otras sales. Además, la sonda permitió descubrir grandes reservas de hielo en Ceres, un volcán de hielo y compuestos orgánicos, y también hacer un mapa gravitacional del planeta enano.

Durante la misión, el dispositivo se movió entre diferentes órbitas, la altura mínima fue de 375 kilómetros. La directores de la misión de Dawn en la NASA anunciaron que ahora el dispositivo comenzó a moverse a una órbita circular mucho más baja con una altura de poco menos de 50 kilómetros. La sonda estudiará la composición de la capa subsuperficial de Ceres con la ayuda de un espectrómetro de neutrones y rayos gamma, y ​​también tomará imágenes de la superficie. En este modo, la sonda funcionará hasta la segunda mitad de 2018, después de lo cual las reservas de combustible y la misión finalizarán. Los líderes de la misión decidieron no desintegrar la sonda en la superficie.

El año pasado, el análisis de datos de la sonda Dawn permitió detectar hielo en las entrañas de Vesta, el más grande del cinturón de asteroides (ubicado entre las órbitas de Marte y Júpiter) del Sistema Solar. Para ello, los científicos utilizaron los datos del radar biestáticoobtenidos en 2011 y 2012. Los resultados obtenidos ayudarán en el futuro a estudiar las formas de transporte y evolución del agua en el espacio. El trabajo se publica en Nature Communications.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído