EL HOMBRE Y SU HUELLA

Misión OSIRIS-REx: El polo norte del asteroide Bennu, a 12 centímetros por píxel

Misión OSIRIS-REx: El polo norte del asteroide Bennu, a 12 centímetros por píxel
El asteroide Bennu. NASA

Esta nueva imagen de la misión OSIRIS-REx muestra una región cerca del polo norte de Bennu en la línea de terminación entre los lados diurno y nocturno del asteroide.

La cámara MapCam a bordo de la nave obtuvo la imagen el 20 de febrero en órbita alrededor del asteroide desde una distancia de 1.800 metros. A esta distancia, cada píxel cubre aproximadamente 12 centímetros de la superficie de Bennu. La roca más grande, ubicada ligeramente a la izquierda del centro, mide alrededor de 16 metros de ancho.

Durante la fase orbital de la misión, OSIRIS-REx rodea el asteroide cerca de la línea de terminación de Bennu.

Si bien este posicionamiento ayuda a mantener la nave espacial en una órbita estable, la vista del asteroide a media luz / media oscuridad crea condiciones desafiantes para las imágenes científicas, según explican los responsables de la misión en un comunicado.

Bennu tiene 490 metros de diámetro y es el cuerpo más pequeño que ha sido nunca orbitado por una nave espacial. También se trata de la órbita más reducida realizada, con un promedio de apenas 1.500 metros sobre el objetivo.

La sonda está cartografiando la superficie con el objetivo de encontrar un sitio óptimo para tomar muestras y traerlas a la Tierra.

Bennu, un fragmento del sistema solar inicial, es también considerado potencialmente peligroso.

Representa un leve riesgo, con una posibilidad en 2.700 de colisionar con la Tierra en 2135. Rico en carbono, fue elegido entre unos 500.000 asteroides en el sistema solar porque orbita cerca del circuito de la Tierra alrededor del Sol, porque tiene el tamaño adecuado para el estudio científico y porque es uno de los asteroides más antiguos que conoce la NASA.

Los científicos esperan que revele más información sobre la formación del sistema solar y sobre cómo encontrar recursos preciosos como metales y agua en los asteroides. «Con los asteroides, tienes una cápsula del tiempo. Tienes una muestra pristina de cómo era el sistema solar hace millones de años», dijo Michelle Thaller, un portavoz del Centro de Vuelos Espaciales Goddard de la NASA.

«Es por eso que para los científicos esta muestra va a ser mucho más preciada que el oro«.

Por qué la NASA visita el asteroide Benno

La misión fue lanzada en septiembre de 2016. Después de varios meses, OSIRIS REx se había estado acercando a Bennu y finalmente alcanzó la roca espacial cuando estaba a casi 129 millones de kilómetros de la Tierra.

«Durante los últimos meses, Bennu se estuvo colocando en foco a medida que me acercaba», decía la cuenta del OSIRIS-REx en la red Twitter.

«Ahora que estoy aquí, volaré alrededor del asteroide y lo estudiaré con detalle».

La nave espacial está equipada con un conjunto de cinco instrumentos científicos para estudiar el asteroide durante el siguiente año y medio, mapeándolo en alta resolución para ayudar a los científicos a decidir con precisión de dónde tomar la muestra. En 2020, la sonda estirará su brazo robótico y tocará el asteroide con una maniobra descrita como un «suave choque de palmas» por Rich Kuhns, director del programa OSIRIS-REx de Lockheed Martin Space Systems, en Denver.

Utilizando un dispositivo circular muy parecido a un filtro de auto, y una aspiradora inversa para recolectar polvo, tiene el objetivo de recoger aproximadamente dos onzas (60 gramos) de material de la superficie del asteroide y devolverlo a la Tierra para estudios adicionales. La NASA dijo que podría conseguir mucho más material del asteroide, quizá más de dos kilos.

Los responsables de la agencia espacial de Estados Unidos esperan usar a OSIRIS-REx para traer la mayor carga que pueda de muestras desde la era del Apollo, activo en las décadas de 1960 y 1970, cuando exploradores estadounidenses recolectaron y trajeron a la Tierra 382 kilogramos de rocas lunares.

La agencia espacial japonesa JAXA fue la que probó por primera vez que la recolección de muestras de un asteroide era posible. En 2010 la nave espacial Hayabusa se estrelló en la superficie de su asteroide objetivo y logró extraer unos pocos miligramos de material en 2010.

Una vez que la misión exitosa de la NASA haya recolectado el polvo espacial de Bennu, la muestra se mantendrá enfrascada y será devuelta a la Tierra en 2023, cuando aterrizará en el desierto de Utah a finales de septiembre, dijo la NASA.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído