HOMBRE Y UNIVERSO

NASA: Descubren la clave de la extraña inclinación de muchos exoplanetas

NASA: Descubren la clave de la extraña inclinación de muchos exoplanetas
El exoplaneta HAT-P-7b PD

Un tira y afloja entre las fuerzas que se encuentran detrás de la órbita de un planeta y su giro puede hacer que mundos enteros terminen con extraños ejes de inclinación.

Durante casi una década, astrónomos han tratado de explicar por qué tantos pares de planetas fuera del Sistema Solar tienen una configuración extraña: sus órbitas parecen haber sido separadas por un poderoso mecanismo desconocido.

Ahora, investigadores de la Universidad de Yale, en Estados Unidos, dicen que han encontrado una posible respuesta, e implica que los polos de los planetas están muy inclinados.

El hallazgo podría tener un gran impacto en la forma en que los investigadores estiman la estructura, el clima y la habitabilidad de los exoplanetas cuando intentan identificar planetas que son similares a la Tierra. La investigación aparece en la edición digital de este lunes de la revista ‘Nature Astronomy’.

La misión Kepler de la NASA reveló que aproximadamente el 30% de las estrellas son similares a nuestro puerto del Sol «Super-Tierras». Sus tamaños están en algún lugar entre el de la Tierra y Neptuno; tienen órbitas casi circulares y coplanario; y les cuesta menos de 100 días rodear a su estrella.

Sin embargo, curiosamente, un gran número de estos planetas existen en pares con órbitas que se encuentran fuera de los puntos naturales de estabilidad. Ahí es donde entra en juego la oblicuidad, la cantidad de inclinación entre el eje de un planeta y su órbita, según los astrónomos Sarah Millholland y Gregory Laughlin, de Yale.

«Cuando los planetas como estos tienen grandes inclinaciones axiales, en lugar de poca o ninguna inclinación, sus mareas son extremadamente más eficientes para drenar la energía orbital hacia el calor en los planetas», afirma en un comunicado la primera autora Millholland, estudiante graduado en Yale.

«Esta vigorosa disipación de las mareas empuja las órbitas».

Una situación similar, pero no idéntica, existe entre la Tierra y su luna. La órbita de la luna está creciendo lentamente debido a la disipación de las mareas, pero el día de la Tierra se está alargando gradualmente. Laughlin, que es profesor de Astronomía en Yale, dice que existe una conexión directa entre la inclinación excesiva de estos exoplanetas y sus características físicas.

«Afecta a varias de sus características físicas, como su clima, el tiempo y las circulaciones globales –apunta Laughlin–. Las estaciones en un planeta con una gran inclinación axial son mucho más extremas que las de un planeta bien alineado, y sus patrones climáticos probablemente no sean triviales».

Millholland dice que ella y Laughlin ya han comenzado a trabajar en un estudio de seguimiento que examinará cómo las estructuras de estos exoplanetas responden a grandes oblicuidades con el tiempo.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído