EL HOMBRE Y SU HUELLA

Universo: El asteroide Ryugu es rico en carbono pero pobre en agua

Universo: El asteroide Ryugu es rico en carbono pero pobre en agua
Ryugu está sembrada de grandes rocas YT

Los primeros datos recibidos de la nave espacial Hayabusa2 en órbita del asteroide Ryugu ayudan a los científicos espaciales a explorar las condiciones en el sistema solar temprano.

La sonda espacial reunió vastas cantidades de imágenes y otros datos que les dan a los científicos pistas sobre la historia de Ryugu, como la forma en que se formó a partir de un cuerpo de padres más grande. Estos detalles, a su vez, permiten a los expertos estimar mejor las cantidades y los tipos de materiales esenciales para la vida que estaban presentes cuando se formó la Tierra.

«El suelo tembló. Mi corazón latía con fuerza. El reloj contaba. 3 … 2 … 1 … ¡Despegue!», relata el profesor Seiji Sugita, del Departamento de Tierra y Ciencias Planetarias de la Universidad de Tokio, en Japón. «Nunca me sentí tan emocionado y nervioso al mismo tiempo, ya que no fue solo otro experimento científico sobre ese cohete. Fue la culminación del trabajo de mi vida y las esperanzas y sueños de todo mi equipo».

El miércoles 3 de diciembre de 2014, un cohete naranja y blanco de más de 50 metros de altura, que pesaba casi 300 toneladas, se lanzó desde el Centro Espacial de Tanegashima en el suroeste de Japón y envió con éxito la nave espacial Hayabusa2 al espacio. Su trayectoria cuidadosamente calculada hizo que Hayabusa2 girara alrededor de la Tierra para ganar velocidad y poder llegar a su destino en el cinturón de asteroides entre Marte y Júpiter. El objetivo era que la misión llegase al asteroide Ryugu el miércoles 27 de junio de 2018.

Desde entonces, la nave ha utilizado una amplia gama de cámaras e instrumentos para recopilar imágenes y datos sobre Ryugu, que envía continuamente a los investigadores en la Tierra. Incluso ha realizado un breve aterrizaje suave en preparación de un segundo en el que recogerá material de superficie suelta (regolito) para regresar a la Tierra. Tendremos que esperar hasta 2020 antes de que vuelva la muestra, pero mientras tanto los investigadores están lejos de estar inactivos.

«Apenas unos meses después de que recibimos los primeros datos, ya hicimos algunos descubrimientos tentadores», subraya Sugita. «El principal es la cantidad de agua, o la falta de agua, que parece poseer Ryugu. Está mucho más seco de lo que esperábamos, y dado que Ryugu es bastante joven (según los estándares de asteroides), tiene alrededor de 100 millones de años, sugiere que su cuerpo padre también estaba en gran parte sin agua», detalla.

De acuerdo con los colegas de Sugita que escribieron en un artículo complementario, varios instrumentos en Hayabusa2, incluida una cámara de luz visible y un espectrómetro de infrarrojo cercano, confirman la falta de agua. Este hecho es importante, ya que se cree que toda el agua de la Tierra, incluido el 70 por ciento de ustedes, provino de asteroides locales, cometas distantes y la nebulosa o nube de polvo que se convirtió en nuestro sol.

La presencia de asteroides secos en el cinturón de asteroides cambiaría los modelos utilizados para describir la composición química del sistema solar temprano. Pero ¿por qué esto importa? «La vida –explica Sugita–. Esto tiene implicaciones para encontrar vida. Hay innumerables sistemas solares y la búsqueda de vida más allá de nosotros necesita una dirección. Nuestros hallazgos pueden refinar los modelos que podrían ayudar a limitar los tipos de sistemas solares a los que debería apuntar la búsqueda de vida».

DOS ASTEROIDES EN EVALUACION

Pero existen otros compuestos cruciales para la vida en los asteroides y Ryugu también tiene algunas sorpresas. Para entender por qué, es importante saber que Hayabusa2 no es el único robot terrestre que está explorando asteroides en este momento. En 2016, la NASA lanzó OSIRIS-REx, que llegó a su asteroide objetivo Bennu el 3 de diciembre de 2018, cuatro años después del lanzamiento de Hayabusa2.

Los dos proyectos no compiten entre sí, pero comparten activamente información y datos que podrían ayudarse entre sí. Los investigadores comparan sus asteroides para aprender incluso más de lo que sería posible si solo pudieran probar uno. Aunque se parecen en muchos aspectos, Bennu y Ryugu difieren significativamente en algunas áreas. Ambos son extremadamente oscuros, tienen formas similares a una peonza y están cubiertos de grandes rocas, pero Ryugu contiene mucha menos agua. Esta discrepancia tiene a los científicos pensando.

«Esperaba que la superficie de Ryugu tuviera más variedad de lo que habían sugerido las observaciones terrestres anteriores. Pero cada característica de la superficie y la roca en Ryugu parecen ser como todas, mostrando la misma escasez de agua –apunta Sugita–. Sin embargo, lo que se siente limitante ahora es esclarecedor; la homogeneidad de Ryugu demuestra la capacidad de nuestros instrumentos para capturar datos matizados. También sirve como una constante necesaria para comparar los datos subsiguientes. Gran parte de la ciencia trata sobre el control de variables y Ryugu hace esto por nosotros».

A medida que Hayabusa2 continúa explorando nuestro pequeño y rocoso vecino, los investigadores poco a poco reconstruyen su historia, que se entrelaza con la nuestra. Sugita y sus colegas creen que Ryugu proviene de un padre asteroide de varias decenas de kilómetros de ancho, muy probablemente en las familias de asteroides Polana o Eulalia.

«Gracias a las misiones paralelas de Hayabusa2 y OSIRIS-REx, finalmente podemos abordar la cuestión de cómo surgieron estos dos asteroides –concluye Sugit–. Que Bennu y Ryugu puedan ser hermanos pero que exhiban algunos rasgos sorprendentemente diferentes implica que debe haber muchos procesos astronómicos emocionantes y misteriosos que aún tenemos que explorar».

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído