El Mediterráneo se encontraba parcialmente deseco cuando ocurrió el fenómeno natural que cambió el mundo

El Mediterráneo se llenó con una «mega cascada» y en sólo dos años

El Mediterráneo se llenó con una "mega cascada" y en sólo dos años
Mediterráneo PD

El Mediterráneo creció a una gran velocidad. Un equipo internacional de científicos ha descubierto que, hace 5,3 millones de años, una entrada masiva de agua atlántica en forma de cascada de 1,5 km de longitud llenó el Mediterráneo, entonces parcialmente deseco, en menos de dos años.

La investigación desvela que la colosal inundación acabó con la llamada Crisis de Salinidad del Messiniense (CMS). Hace unos 6 millones de años, la conexión entre el Atlántico y el Mediterráneo se cerró a la altura de lo que actualmente es conocido como Gibraltar. Esto provocó que la cuenca mediterránea se desecara parcialmente, convertida en una inmensa laguna salina.

Entonces, las aguas bajaron de 1.300 a 2.400 metros. Solo recuperaron su nivel un millón de años después, cuando una entrada de agua masiva entró por el estrecho inundando primero la cuenca occidental y luego, a través del estrecho de Sicilia, la oriental.

El investigador Daniel García-Castellanos explicó que “los depósitos sedimentarios que hemos identificado son compatibles con esa gran inundación. Se trata de un cuerpo sedimentario alargado que se acumuló a sotavento de la inundación gracias a la protección que ejerció el edificio volcánico ante la fuerza del flujo de agua proveniente del Atlántico”.

Dicha acumulación de sedimentos tiene un grosor máximo de 163 metros, se extiende a lo largo de unos 35 km y tiene unos 7 km de amplitud. La identificación de este conjunto de materiales ha sido posible gracias a las imágenes obtenidas mediante la reflexión de ondas sísmicas en el fondo del Mar de Alborán. Estos sedimentos están dispuestos en paralelo a un canal erosivo identificado en el año 2009.

Este canal, de unos 390 km de longitud, se extendía desde el Golfo de Cádiz hasta la Cuenca de Argelia, pasando por Gibraltar. Habría sido excavado por la entrada masiva de agua proveniente del Atlántico un vez quedó restablecida la conexión con el Mar Mediterráneo.

A pesar de todas estas evidencias, Daniel García-Castellanos se muestra cauteloso. «Diez años después de publicar las primeras observaciones que apuntaban a la inundación del Zancliense seguimos encontrando evidencias que lo apoyan, pero no son concluyentes. Casi todo lo comentado en este nuevo artículo puede tener otras interpretaciones posibles y antes de convencer a la comunidad científica será necesario que haya estudios ajenos que reconsideren la hipótesis desde ángulos diferentes», analiza.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído