La prueba de activación incluyó cargar 3,32 toneladas de oxígeno líquido e hidrógeno líquido

La NASA no se rinde e investiga por qué falló el cohete de su misión a la Luna

El plan de prueba requería que los cuatro motores RS-25 del cohete se dispararan durante un poco más de ocho minutos

La NASA no se rinde e investiga por qué falló el cohete de su misión a la Luna
La Luna PD

La NASA no tira la toalla y seguirá impulsando su más importante proyecto lunar.

Para lograrlo, está evaluando los datos para determinar qué causó el apagado anticipado de los motores del cohete SLS que se ultima para la misión Artemisa I a la Luna «y determinar un camino a seguir».

«Además de analizar los datos, los equipos también inspeccionarán la etapa central y sus cuatro motores RS-25 antes de determinar los próximos pasos», informó en un comunicado la NASA.

La agencia espacial llevó a cabo este 16 de enero un encendido de la etapa central del cohete Space Launch System (SLS).

El plan de prueba requería que los cuatro motores RS-25 del cohete se dispararan durante un poco más de ocho minutos, la misma cantidad de tiempo que tomará enviar el cohete al espacio después del lanzamiento.

El equipo completó con éxito la cuenta atrás y encendió los motores, pero los motores se apagaron un poco más de un minuto más tarde de ser activados. En un vuelo real, esta situación habría obligado a abortar la misión.

Para la prueba, la etapa central de 64 metros generó 1,6 millones de libras de empuje, mientras estaba anclada en el banco de pruebas B-2 en el Centro Espacial Stennis de la NASA cerca de Bay St. Louis, Mississippi.

La prueba de activación incluyó cargar 3,32 toneladas de oxígeno líquido e hidrógeno líquido, reflejando el procedimiento de cuenta regresiva de lanzamiento, y encender los motores.

«La prueba del sábado fue un importante paso adelante para asegurar que la etapa central del cohete SLS esté lista para la misión Artemis I y para llevar a la tripulación a futuras misiones», dijo el administrador de la NASA Jim Bridenstine, quien asistió a la prueba.

«Aunque los motores no funcionaron durante todo el tiempo, el equipo trabajó con éxito en la cuenta atrás, encendió los motores y obtuvo datos valiosos para informar nuestro camino a seguir «.

Los equipos de apoyo en todo el complejo de pruebas de Stennis proporcionaron gases de alta presión al banco de pruebas, entregaron toda la energía eléctrica operativa, suministraron más de 1,24 millones de litros de agua por minuto para proteger el deflector de llama del banco de pruebas y garantizar la integridad estructural de la etapa central, y datos capturados necesarios para evaluar el desempeño de la etapa central.

«Ver los cuatro motores encenderse por primera vez durante la prueba de ‘fuego caliente’ de la etapa central fue un gran hito para el equipo del Sistema de Lanzamiento Espacial», dijo John Honeycutt, gerente del programa SLS en el Centro Marshall de Vuelos Espaciales de la NASA en Huntsville, Alabama.

«Analizaremos los datos, y lo que aprendimos de la prueba de hoy nos ayudará a planificar el camino correcto a seguir para verificar que esta nueva etapa central esté lista para volar en la misión Artemisa I».

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído