Las inspecciones mostraron que el hardware de la etapa central, incluidos sus motores, y el banco de pruebas B-2 están en excelentes condiciones

La NASA no tira la toalla: repetirá la prueba crítica de su cohete para ir a la Luna

Se hará una evaluación de funcionamiento de los cuatro motores de la etapa central del cohete SLS, que lanzará la misión Artemis I a la Luna

La NASA no tira la toalla: repetirá la prueba crítica de su cohete para ir a la Luna
Artemis PD

La NASA no ha tirado la toalla y pese a los percances registrados en su última prueba serguirá avanzando en su misión de ir a la Luna.

La organización planea repetir la prueba a finales de febrero la prueba de evaluación de funcionamiento de los cuatro motores de la etapa central del cohete SLS, que lanzará la misión Artemis I a la Luna.

Si bien la primera prueba de este tipo, realizada el 16 de enero, marcó un hito importante para el programa con el encendido de los cuatro motores RS-25 juntos por primera vez durante aproximadamente un minuto, terminó antes de lo planeado.

Después de evaluar los datos de esta primera prueba a rendimiento completo y las siete anteriores, la NASA y el contratista principal de la etapa central, Boeing, determinaron que se debería realizar una segunda prueba de ‘fuego caliente’ más larga y que representaría un riesgo mínimo para la etapa central de Artemis I al tiempo que proporciona datos valiosos para ayudar a certificar la etapa central para el vuelo.

Las inspecciones mostraron que el hardware de la etapa central, incluidos sus motores, y el banco de pruebas B-2 están en excelentes condiciones después de la primera prueba de fuego caliente, y no se necesitan reparaciones importantes para prepararse para una segunda prueba de fuego caliente en el Centro Espacial Stennis de la NASA.

Todos los cohetes SLS utilizan el mismo diseño de etapa central, por lo que un segundo ensayo de evaluación completa de los motores reducirá el riesgo no solo para Artemis I, sino también para todas las futuras misiones SLS, informa la NASA.

El plan de prueba requiere que los cuatro motores RS-25 del cohete se disparen durante un poco más de ocho minutos, la misma cantidad de tiempo que tomará enviar el cohete al espacio después del lanzamiento.

Después de la segunda prueba, se necesitará aproximadamente un mes para renovar la etapa central y sus motores. Luego, la barcaza Pegasus transportará la etapa central al Centro Espacial Kennedy de la NASA en Florida, donde se ensamblará con las otras partes del cohete SLS y la nave espacial Orion en preparación para el Artemis I que lance a finales de este año.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído