CódigoXY

La buena mujer debía tener un calentón, aunque no precisamente en el motor de su coche, del que se bajó provocando un atasco de cuidado.

Sucedió en Taiwán, donde ante el asombro de los presentes, se marcó un alegre baile levantándose las faldas y dejando ver sus pobladas intimidades, antes de darse media vuelta y marcharse otra vez por donde había venido.

Todo un detalle que algunos agradecieron, y que otros algo cursis aún tratan de digerir.