CódigoXY
Sexo, placer, orgasmo y erotismo. XY

Muchos lo intentan pero muy pocos los consiguen. Es lo ideal y hay que ponerse a ello seriamente. (¿Es el orgasmo múltiple un placer reservado para unos pocos?)

Los orgasmos, en solitario o en pareja, son una maravilla. No solo porque son placenteros, sino también porque alivian el estrés, fortalecen el sistema inmunitario y ayudan a dormir, entre otros beneficios potenciales, según recoge Kelsey Borresen, (¿Es posible llegar al orgasmo en sueños?).

Compartir todo eso con tu pareja mediante un orgasmo simultáneo es una experiencia íntima que os une todavía más.

No obstante, antes de embarcarte en esta aventura sexual, debes saber que un orgasmo simultáneo es difícil de conseguir. Si todavía no has tenido uno, no te preocupes.

"La mayoría de la gente piensa que los orgasmos tienen que ser siempre simultáneos porque así se ven en la tele y en las películas", comenta la terapeuta sexual Vanessa Marin a la edición estadounidense del HuffPost.

"Pero el orgasmo es un proceso muy personal y cada persona tiene unos tiempos únicos. Si intentáis llegar al orgasmo a la vez, siempre va a haber una persona que intente darse prisa y otra que tenga que frenar. Ambos sentirán que están haciendo algo mal".

Si tu pareja y tú queréis llegar a un orgasmo simultáneo, intentadlo, pero antes de nada, quizás os ayude ir equipados con algunos consejos prácticos de terapeutas y educadores sexuales.


1. Primero, descubrid qué es lo que os gusta. Luego, llevadlo a cabo

Todo el mundo tiene preferencias y deseos sexuales distintos: lo que a una persona le excita a otra le puede quitar todas las ganas. Si quieres una vida sexual satisfactoria, primero debes descubrir qué es lo que te acerca al orgasmo (un determinado juguete sexual, lenguaje sucio, ver porno...) para que tu pareja lo sepa.

"Al conocerte sexualmente, no tener miedo de decir lo que te gusta y sentirte a gusto con eso, es más probable que tengas confianza para contarle tus necesidades sexuales a tu pareja", expone la terapeuta sexual Janet Brito. "Tener confianza en el aspecto sexual también te ayudará a atreverte a probar diversas posturas que podrían hacer encajar mejor vuestras zonas erógenas".

Un modo sencillo de mejorar el conocimiento del propio cuerpo es experimentar con la masturbación, asegura la educadora sexual Chris Maxwell Rose.

"Ayuda que ambos dominéis vuestro propio placer", afirma. "Muchas personas estamos lejos de dominar nuestro placer, de modo que conviene masturbarse para ver cómo se excita el cuerpo".


2. Comunicad lo que necesitáis antes, durante y después del sexo

Esperar que tu pareja te lea la mente es la receta del sexo insatisfactorio. Deberías tener la confianza para contarle a tu pareja qué te ayuda a llegar al orgasmo y viceversa. Entonces, cuando se acerque el momento, podéis deciros cuánto os falta para llegar con el fin de intentar sincronizaros.

"Si queréis llegar juntos al orgasmo, está claro que ayuda decir cuánto os falta", señala Jesse Kahn, director y terapeuta sexual del Gender & Sexuality Therapy Collective. "Si te falta poco pero a tu pareja no, tal vez puedas frenar la estimulación de tu cuerpo un rato mientras estimulas el cuerpo de tu pareja y luego volver a las actividades que os estimulan a ambos".


3. Estimulaos por turnos

A nadie le gusta tener amantes egoístas. Las mejores experiencias sexuales las disfrutan los dos miembros porque ambos quieren darle placer a la otra persona.

"Una vez que ya sabes cómo excitarte a ti mismo, tienes mucho por aprender sobre el cuerpo de una nueva pareja y su funcionamiento", indica Maxwell Rose. "Comunicarse es fundamental, claro, pero también lo es pasar mucho tiempo prestando atención al otro y turnaros a la hora de dar y recibir masajes, caricias, sexo oral, tocamientos y estimulación con juguetes".

Los turnos son necesarios en las relaciones sexuales mutuamente satisfactorias, asegura Brito.

"Centraos en las zonas de placer de la otra persona y en tocaros mutua y atentamente. Una vez que ambos vais a la par, decid lo que necesitáis para tener un orgasmo juntos", explica.


4. Mantened el contacto visual

El contacto visual durante el sexo es una forma de comunicación no verbal que os ayudará a mantener la misma hoja de ruta. No se trata de miraros sin parpadear todo el rato (eso daría miedo). Se trata de mantener la mirada de vez en cuando para seguir conectados.

"Las miradas son altamente eróticas. También podéis sincronizar vuestra respiración para excitaros más y sentir una liberación más intensa", sostiene la terapeuta sexual Shannon Chavez.


5. Controlad vuestro ritmo mediante una estimulación lenta y constante

Si uno de los dos suele llegar antes al orgasmo, tratad de frenar para que no reciba tanto estímulo tan pronto.

"Si ves que es probable que llegues antes que tu pareja, frena y dile que necesitas un descanso o un cambio de postura", recomienda Brito. "Cambiad de marcha y concentraos en vuestra pareja. Saboread el momento y, cuando vuestra pareja esté a punto de llegar al orgasmo, alcanzadla y ayudaos a terminar ambos de manera satisfactoria".

Recordad que no se trata de llegar antes a la línea de meta, sino de tomarse el tiempo necesario y disfrutar del trayecto.

"El aumento paulatino de la energía erótica que surge al daros placer mutuamente os llevará al orgasmo", añade Chavez.


6. Utilizad algún juguete sexual

Buscad vuestro lado juguetón añadiendo juguetes a las relaciones. Si te gusta estimularte el clítoris, algo sin lo que el 37% de las mujeres no pueden llegar al orgasmo, un vibrador puede ser una herramienta erótica muy práctica.

"Utilizar un vibrador o las manos mientras te penetran puede ayudarte a llegar al orgasmo al mismo tiempo que tu pareja mediante el coito. Podéis detener la penetración un momento para coger el vibrador o tenerlo a mano", comenta Kahn.

Los juguetes sexuales no son solo para las mujeres (o para las personas con genitales tradicionalmente considerados femeninos). Hay juguetes para toda clase de cuerpos: por ejemplo, anillos para el pene.

"Un anillo estrangulador para el pene puede retrasar el orgasmo restringiendo el flujo de sangre para que puedas acercarte más al momento en el que tu pareja llega al orgasmo, si necesita más tiempo que tú", explica Andrea Glik, psicoterapeuta de The Gender & Sexuality Therapy Collective.


7. No le deis demasiadas vueltas

Pensar solo en llegar juntos al orgasmo puede ser contraproducente porque os descentra del momento y añade presión y estrés innecesarios a lo que debería ser una experiencia divertida.

"A menudo, cuando una persona no puede llegar al orgasmo, es porque existe alguna clase de inhibidor por medio: ansiedad, desaliento, o demasiado pensar en si lo conseguirá", señala el terapeuta sexual Ian Kerner.

Tratad de respirar hondo para poder sentir el placer de la experiencia, lleguéis juntos al orgasmo o no.

"No lo convirtáis en el objetivo ni le deis demasiadas vueltas. Centraos en relajar el cuerpo y en sentiros cómodos con vuestra pareja", propone Chavez. "Pasadlo bien y no os lo toméis como una tarea. Olvidaos de las expectativas, disfrutad el momento e implicaos en vuestro placer y el de vuestra pareja".