Consejos para evitar que los cacos hagan el «agosto»

(María López/PD).- Con la llegada del verano los cacos se ponen las pilas. Durante el periodo estival se produce un aumento de los robos y hurtos, y sobre todo en los municipios costeros, donde los ladrones aprovechan la llegada de turistas para llevar a cabo sus típicos tirones de bolso.

En las zonas de costa, un turista tumbado en la playa, o sentado en la terraza de un bar, son sus principales víctimas. No perder de vista los bolsos y otras pertenencias cuando se está en la calle, proteger la cartera en lugares con aglomeraciones de gente y llevar sólo lo imprescindible a la playa o la piscina, son algunos de los consejos que debemos cumplir al pie de la letra para evitarnos más de un susto.

Casi la mitad de los robos se producen en verano. Y mientras en las zonas costeras la presa es el turista, en el interior lo es la vivienda deshabitada. Es preciso tomar ciertas precauciones para evitar en la medida de lo posible los robos en los hogares durante la ausencia de sus propietarios.

Para ello, la Policía Nacional ofrece, a través de su página web www.policia.es, una serie de consejos como comprobar que puertas y ventanas están bien cerradas; no bajar totalmente las persianas; no dejar en el hogar dinero ni objetos de valor; elaborar una relación detallada de cámaras, vídeos y otros aparatos, con sus números de serie, para facilitar su identificación en caso de robo; y no desconectar el timbre de la puerta, ya que eso es una señal inequívoca de ausencia.

También es importante contar con la ayuda de los vecinos, dejándole a alguien de confianza la llave para que realice visitas periódicas y recoja la correspondencia del buzón. No hay que divulgar la ausencia y sólo comunicar a los más allegados dónde pueden localizarnos.

SI EL ROBO YA SE HA PRODUCIDO

Una vez que el robo ya se ha efectuado, lo primero que hay que hacer es mantener la calma y llamar a la Policía o Guardia Civil. Es importante no tocar ni mover nada hasta que acudan los agentes al lugar de los hechos y empecemos a atender sus indicaciones.

Superado el shock inicial, es conveniente presentar con rapidez la correspondiente denuncia, y para ello es necesario llevar toda la documentación que acredite la propiedad de los objetos robados. También es fundamental transmitir a las fuerzas de seguridad hasta el último detalle respecto al suceso, ya que puede ser decisivo para capturar a los responsables.

Otro aspecto trascendente es no olvidar pedir un justificante de la denuncia, ya que puede hacernos falta para reclamar a la compañía de seguros.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído