Caos en Alemania por una huelga selectiva en los servicios públicos

(PD).- El caos se ha apoderado de Alemania. Al menos ocho aeropuertos, entre ellos los de Fráncfort, Múnich y Hamburgo, vitales para el tráfico aéreo europeo, han amanecido con huelgas de advertencia convocadas por el sindicato Verdi en el sector público.

La huelga ha afectado a 562 vuelos sólo en Múnich y unos 80 en Fráncfort, según Der Spiegel. Lufthansa ha anulado directamente 300 vuelos nacionales.

A los cientos de vuelos locales cancelados se sumaban ayer paros en guarderías, los servicio de recogida de basuras, personal de hospitales y los transportes públicos en al menos once estados alemanes.

En Berlín, donde la convocatoria es indefinida y casi total en el metro, el tranvía y los autobuses públicos, pese a la nevada caída por la noche muchos ciudadanos se han visto obligados a viajar en bicicleta hasta su puesto de trabajo.

Especialmente afectada se ha visto la Bolsa Internacional de Turismo (ITB), la mayor feria del sector en el mundo y que se iniciaba ayer a las afueras de la capital.

Alemania se enfrenta desde hace semanas a numerosas huelgas de advertencia -un proceso gradual de convocatoria de paro que aumenta la intensidad y su cobertura geográfica progresivamente- en distintos sectores que reclaman como media subidas salariales del 8% o por lo menos incrementos de 200 euros en los sueldos.

Los sindicatos reclaman que, después de años de sueldos congelados y subidas mínimas por la ya superada crisis económica derivada de la Unificación alemana, sean los empleados quienes perciban finalmente los beneficios y no sólo los empresarios.

El tráfico aéreo alemán es uno de los más afectados por las huelgas. Al acceso a los aeropuertos se unían los paros en el personal de tierra, con especial incidencia en el servicio de equipajes, en bomberos y policías adscritos. De madrugada era la compañía Lufthansa la que como medida preventiva suspendía 142 vuelos domésticos.

«Los servicios de equipajes no trabajan», aseguraba el portavoz del sindicato Verdi, Peter Büddicker para demostrar que el funcionamiento de los aeropuertos era especialmente lento.

Los sindicatos de servicios públicos tienen convocada para mañana una quinta ronda de conversaciones con los representantes estatales. En una iniciativa similar hace una semana los empleados del sector siderúrgico lograron una subida de salarios del 5,2, la mayor en 16 años.

Asimismo, a partir del lunes los conductores de trenes amenazan con volver a iniciar paros pese al acercamiento anunciado a finales de enero.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído