Volar sin billete

(PD).- Las aerolíneas pertenecientes a la Asociación Internacional del Transporte Aéreo (IATA) dejarán de emitir billetes en formato papel a partir de mañana, lo que permitirá a las compañías aéreas no sólo un ahorro de costes, sino un importante avance ecológico.

A lo largo de esta década, las principales aerolíneas han ido adaptándose para hacer frente al objetivo marcado por la IATA en 2004, cuando estableció en el 1 de junio de 2008 el fin de las tarjetas de embarque en papel. De hecho, hace apenas tres meses el billete electrónico representaba ya el 93% de todos los emitidos en el mundo. Los países más retrasados están en África, Oriente Medio y algunas repúblicas soviéticas, zonas que representan en su conjunto el 8% del volumen total de los emitidos en el mundo.

Se calcula que el pasaje tradicional de varias hojas de papel supone un gasto aproximado de 8,5 euros, frente alos 0,8 euros del ‘e-ticketing’.

Implantación paulatina

Iberia recordó ayer que introdujo el billete electrónico de forma experimental en mayo de 1997 en los trayectos entre Madrid y Valencia, y luego lo extendió a sus vuelos entre Madrid y Málaga y entre Valencia y Málaga. A partir de 1999 amplió su uso a todos los vuelos nacionales, excepto el puente aéreo Madrid-Barcelona. En el año 2000 generalizó su uso, haciéndolo extensivo a las agencias de viajes españolas. No obstante, el «gran avance» se produjo a principios de 2006, cuando Iberia pasó de emitir un 70% de sus billetes en esta modalidad a más del 93%. En la actualidad, la compañía ya emite el 100% de sus billetes en formato electrónico.

Una nueva etapa

Un portavoz de Air France destacó que la adopción del billete electrónico, que ya anticipó desde hace varios años en su red, «constituye una nueva etapa para la industria del transporte aéreo». Por su parte, la aerolínea holandesa KLM recordó que con la eliminación del billete en papel se salvarán el equivalente a 50.000 árboles por año y se ahorrarán unos tres millones de dólares (casi dos millones de euros) a la industria aérea.

«El billete electrónico es una de las formas más seguras y más eficientes para los pasajeros, disminuyendo el estrés, ya que toda la información se guarda de forma electrónica en el sistema de reservas, pudiendo acceder a ella a cualquier hora. Y, contrariamente a los billetes de papel, nunca pueden ser robados», recalcó un representante de KLM.

Lufthansa, por su parte, recordó a este respecto que los pasajeros, después de realizar la reserva, recibirán un ‘e-ticket’, mediante el cual podrán realizar la facturación a través de Internet y recibir la tarjeta de embarque a través de correo electrónico o del móvil, imprimirla en casa o la oficina o recogerla en una máquina de auto ‘check-in’ aeroportuaria.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído