Ryanair deja en tierra a 700 españoles tras el aterrizaje forzoso en Roma

(PD).- Los dos aeropuertos de Roma vivieron este lunes una jornada de caos, con cientos de cancelaciones y retrasos, después del aterrizaje de emergencia de un avión de la compañía irlandesa Ryanair, que obligó a cerrar el aeródromo de Ciampino y la huelga de los trabajadores de Alitalia que bloqueó el de Fiumicino.

Uno de los motores del aparato, que despegó a las 6.30 horas del lunes desde Fráncfort con destino Roma-Ciampino, se incendió al chocarse contra una bandada de pájaros durante el proceso de aterrizaje.

Entre los afectados del caos que se ha creado en Roma se encuentran unos 700 españoles, que están bloqueados en el aeropuerto de Ciampino, después de que sus vuelos, de Ryanair, fueran suspendidos debido al cierre del aeródromo.

Los pasajeros españoles abandonados en el aeropuerto romano denuncian que la compañía aérea irlandesa no les ha dado alguna solución para poder regresar a sus destinos -Santander, Santiago de Compostela, Madrid y Valencia- por lo que pueden pasar varios días en la capital italiana hasta encontrar el vuelo de vuelta.

La portavoz del consulado español explicó a Efe que Ryanair ha ofrecido a los pasajeros, después de largas negociaciones, una noche de hotel con la cena y el desayuno y que puedan cambiar gratuitamente la fecha de regreso del vuelo.

El problema para los españoles se plantea en que no existen plazas libres en ninguno de los vuelos de la aerolínea irlandesa para los próximos días y Ryanair afirmó que no se fletarán nuevos aviones, como explicó uno de los pasajeros que tenía que salir esta mañana hacia Valencia.

Este pasajero indicó que la situación es desesperada para muchas personas, familias con niños pequeños, que esperan una solución desde las 07.00 horas y a quienes no se les ha ofrecido ni una comida.

Muchos de ellos, añadió el pasajero, pernoctarán este lunes en el hotel puesto a disposición de la aerolínea y después se verán obligados a pasar varios días en Italia, con el relativo gasto, debido a la falta de un avión para regresar a sus localidades.

Un aterrizaje forzoso

Los problemas en los aeropuertos romanos comenzaron este lunes a las 08.00 hora local cuando un avión de Ryanair, procedente de Fráncfort, aterrizó de emergencia después de chocar con una bandada de estorninos, informó el Ente Nacional de Aviación Civil (ENAC). Ninguno de los 166 pasajeros del avión, un Boing 737, resultó herido durante el aterrizaje de emergencia, aunque muchos de ellos dijeron haber pasado miedo, especialmente cuando el aparato se salió de la pista.

Debido al incidente, el aeropuerto romano fue cerrado durante todo el día -reabrirá este martes a las 02.00 horas- y tuvieron que cancelarse 95 vuelos, siete de ellos con destino a España, mientras que decenas de aviones fueron destinados al aeródromo de Fiumicino.

Además de las cancelaciones, la gran dificultad que se ha creado en Ciampino es que la compañía Ryanair, según denunciaron a Efe algunos de los españoles afectados, no se hace cargo de cómo podrán regresar los pasajeros a quienes este lunes se les canceló el vuelo.

Huelga en Alitalia

Por otra parte, las continuas asambleas de los trabajadores de la aerolínea Alitalia en el aeropuerto de Fiumicino y la posterior huelga de 24 horas convocada de improviso desde las 17.00 GMT provocaron la cancelación hoy de más de 100 vuelos en salida y llegada a este aeródromo romano.

Y la situación está previsto que empeore debido a esta huelga de 24 horas convocada por unos 4.000 empleados reunidos en el llamado «Comité de huelga y de la lucha de los trabajadores» de Alitalia sin previo aviso a las 17.00 GMT.

Desde primeras horas de la mañana los trabajadores de Alitalia se están reuniendo para analizar la posibilidad de comenzar una huelga indefinida ante el desacuerdo con la Compañía Aérea Italia (CAI), futura compradora de Alitalia, sobre la cuestión de los nuevos contratos.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído