Al menos nueve muertos tras estrellarse un avión de Turkish Airlines al aterrizar en Amsterdam

(PD).- Un avión de la compañía turca Turkish Airlines se ha estrellado al intentar aterrizar en el aeropuerto internacional de Schiphol en Amsterdam. En el aparato, un Boeing 737 viajaban 135 personas, 127 pasajeros, un bebé y siete miembros de la tripulación.

Las autoridades holandesas han confirmado que nueve personas han fallecido en el accidente y más de 50 han resultado heridas, 25 tienen lesiones graves.

El aeropuerto había confirmado ya que los equipos de emergencia habían usado varias «body bags» o bolsas que se utilizan para trasladar cadáveres.

El Ministro de Transportes turco, Binali Yildirim, ha informado de que 80 pasajeros han sido evacuados del aparato y subraya que las causas del siniestro se determinarán tras completarse la investigación. No obstante, indica que «el avión siniestrado fue sometido a labores de mantenimiento por parte de las autoridades de aviación civil el 22 de diciembre de 2008».

Partido en tres

El avión se ha partido en tres al intentar tomar tierra y ha perdido un motor, un ala y la cola, a unos 100 metros de una autopista, sin poder llegar a la pista.

La portavoz de prensa del aeropuerto, Melanie Smieder, ha relatado que el Boeing 737 «se ha estrellado mientras se aproximaba a una pista de aterrizaje». El accidente ha provocado que «todo el tráfico aéreo está bloqueado». Además las autoridades han cerrado la autopista A-9, que discurre muy cerca del lugar del siniestro, al norte del aeropuerto.

Uno de los pasajeros supervivientes, Mustafa Bahcecioglu, ha declarado al Canal 24 turco que están «en medio del campo, aproximadamente a 5 o 6 km del aeropuerto». En el lugar del siniestro se han desplegado numerosas ambulancias y los equipos de emergencia.

Las autoridades del aeropuerto Ataturk han confirmado que el avión había salido de Estambul con adelanto sobre el horario previsto.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído