Unos turistas españoles son agredidos y acaban detenidos en Croacia

Dos turistas españoles fueron agredidos en Croacia el pasado martes, 4 de agosto, y cuando intentaron denunciar a la policía, fueron retenidos en comisaria, acusados de «escándalo y violencia» y se les retiró el pasaporte.

Un grupo de cuatro españoles terminaban ese día sus vacaciones en el país balcánico y procedieron a devolver su «coche de alquiler en la agencia Sixt, en el aeropuerto de Dubrovnik». Al hacerlo, los empleados exigieron más de 800 euros por unas rozaduras en el lateral del coche. Los españoles aseguraron que ese desperfecto ya estaba antes y tenían fotografías del coche que lo demostraban.

Tras exigir, sin éxito, una hoja de reclamaciones, uno de los turistas, Jorge de Calatrava, sacó su cámara de fotos para «poder tener material gráfico y reclamar a la compañía» a su regreso. En ese momento, un empleado «robusto» le cogió la cámara y lo tiró al suelo, causándole múltiples magulladuras. Otra mujer del grupo también fue agredida física y verbalmente. Siete empleados de la empresa los rodearon y acabó interviniendo la Policía, según el relato de estos turistas a 20minutos.es.

La Policía llevó a los cuatro turistas a comisaría y sólo a uno de sus agresores, con el que hablaban «riéndose» constantemente. Los agentes negaron un reconocimiento médico a los turistas y les retiraron el pasaporte a dos de ellos. En la denuncia, escrita en croata, no hay mención a sus agresores y sólo aparecen sus nombres: se les acusó de «escándalo y violencia». «Se notaba que este tipo de cosas debe ser bastante habitual, los policías conocían a todos los empleados de aquella oficina», asegura Jorge.

Durante las dos horas que estuvieron retenidos, los amenazaron con que pasarían la noche allí y tendrían que ir ante el juez, por lo que perderían el vuelo. Este valenciano asegura que los policías les decían que: «Es nuestro país, lo tienes que entender». Por teléfono se pudieron poner en contacto con la embajada: «Nos dijeron que lo que estaban haciendo era ilegal y que nos marcháramos», pero los agentes no se lo permitieron ni les devolvieron los pasaportes. Al cabo de dos horas fueron liberados y pudieron coger su vuelo de regreso a España.

No recibieron atención sanitaria hasta llegar a Valencia. El parte médico de Jorge describe «rasguños múltiples en brazos y piernas y cervicalgia (dolor en la zona cervical de la columna)».

Asistencia consular

La mediación de la Embajada española en Zagreb fue lo que logró que estos turistas fueran liberados y pudieran regresar a España. Sin embargo, este grupo pone alguna objeción a la atención consular recibida. Al no entenderse excesivamente bien con los policías «solicitamos a la embajada un traductor y nos dijeron que lo enviaban, que el consulado en Dubrovnik estaba a 20 minutos de allí, pero nunca apareció».

También le sorprendió, cuando quiso denunciar este altercado, que desde la embajada le recomendaran que «lo olvidara porque la justicia era muy complicada allí».

«Estos casos son muy comunes en Croacia», asegura Jorge; «hemos buscado por Internet y hay muchos turistas españoles y franceses que cuentan casos similares al nuestro». Sin embargo, fuentes consulares aseguran que Croacia no es un país excesivamente conflictivo aunque siempre hay incidentes, teniendo en cuenta que, por ejemplo, en el año 2008 unos 130.000 españoles visitaron este país.

Hace tres años, en 2006, un grupo de chicas españolas fueron agredidas en una playa croata y, además, fueron multadas por nudismo.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído