Un misterioso apagón paraliza la T-4 de Barajas

Un misterioso apagón paraliza la T-4 de Barajas

La T-4 del aeropuerto madrileño de Barajas se quedó anoche a oscuras. Un incendio originado en una cabina de transformación, ocurrido sobre las 11 de la noche, la dejó sin electricidad y afectó igualmente a la terminal satélite. Lo asombroso, el misterio, es que no entraron en funcionamiento las luces de emergencia.

Todos los servicios quedaron paralizados, incluido el tren eléctrico subterráneo que enlaza el edificio principal con el satélite, los ascensores y las puertas de seguridad.

En los mostradores de las aerolíneas la actividad era nula, pues no funcionaban ni los ordenadores ni las cintas que transportan las maletas. La torre de control, sin embargo, permaneció en funcionamiento sin problemas. Sobre las 12 de la noche se reestableció la luz y comenzó de nuevo la actividad.

Explican Pablo Linde y Toñi Ramos en El País que la falta de luz afectó a pasajeros que en ese momento estaban realizando el embarque. Muchos se quedaron en medio de los fingers y tuvieron que ser asistidos por la tripulación de los aviones. Algunos padres que iban con niños pequeños llegaron a perderlos de vista y tuvieron que llamarlos a gritos para encontrarlos.

Varios vuelos fueron retrasados por culpa del apagón. La mayoría tenían su salida en torno a los once y media de la noche. Entre los afectados había vuelos a Lima (Perú), São Paulo (Brasil), Sofía (Bulgaria), Santiago de Chile y Guayaquil (Ecuador). Un vuelo a Montevideo (Uruguay) y otro a Johanesburgo (Suráfrica) salieron con retraso. Iberia, Lan y Bulgarian Airlines estaban entre las compañías afectadas.

Los pasajeros de algunos vuelos de llegada también tuvieron problemas, entre ellos uno que procedía de Tenerife, con 232 viajeros, y otro de Sofía, con 160. Al no funcionar el sistema de recogida de maletas, los pasajeros tuvieron que irse sin ellas.

Caos y nervios

Como consecuencia del apagón, AENA habilitó un servicio especial de autobuses para trasladar a los viajeros desde la terminal satélite a la principal. En esa zona hubo caos, ya que muchas personas que se dirigían a coger el tren que une ambas terminales se encontraban con la actividad paralizada

Los bomberos del Ayuntamiento y la Comunidad de Madrid no tuvieron que actuar, ya que fueron los propios efectivos de AENA los que se encargaron de extinguir las llamas. El fuego duró pocos minutos, según fuentes de ese organismo. La Guardia Civil cerró los controles de seguridad, ya que los detectores de metales y los aparatos de rayos X tampoco funcionaban. Pero no fue necesario reforzar la seguridad.

El aeropuerto recuperó poco a poco la normalidad sobre las 12 de la noche, ya que la luz volvió por fases. Pasada esa hora, la iluminación era la habitual. Fue necesario reiniciar todos los sistemas, lo que llevó algunos minutos, según fuentes de la Guardia Civil.

Un portavoz de AENA explicó que el incendio se produjo en un transformador. En ese momento, los sistemas de protección de la terminal hicieron que se apagaran las luces por seguridad. Luego entraron en servicio otros mecanismos de iluminación.

Investigar las causas

Ahora se investiga por qué no funcionaron «los sistemas redundantes» que tiene el aeropuerto (los generadores instalados para este propósito). El origen del incendio, según algunas fuentes, pudo estar en un pico de tensión.

AENA aseguró que la incidencia afectó a un pocos vuelos y que el resto de operaciones no sufrieron retraso. Su portavoz no supo precisar el número de pasajeros que había en la terminal en el momento que se fue la luz ni los retrasos que iban a originarse por la demora en el traslado de los equipajes.

El apagón se produjo en uno de los días de mayor tráfico aéreo del año. Coincide la salida y regreso de las vacaciones de miles de españoles. Pasada la medianoche, por los sistemas de megafonía el personal de seguridad del aeropuerto anunció que comenzaba a restablecerse la energía eléctrica por zonas.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído