José María Velaz presenta un libro sobre el Monasterio de Nuestra Señora de la Salud

Velaz, es Cronista oficial de Garrovillas de Alconétar (Cáceres)

José María Velaz presenta un libro sobre el Monasterio de Nuestra Señora de la Salud
JOSE MARIA VELAZ Y JOSE ANTONIO RAMOS

El historiador cacereño y Cronista Oficial de Garrovillas de Alconétar, José María Velaz Pascual, presentó el día 7 de diciembre, víspera de la Purísima, el libro que lleva por título «el Monasterio de Nuestra Señora de la Salud de Garrovillas de Alconétar. Estudio histórico-artístico.» en el que se da a conocer la interesante historia de este antiguo cenobio extremeño perteneciente a la Orden Jerónima.

En el acto de presentación, que tuvo lugar en la iglesia del propio Monasterio, acompañaron al autor, desde la clausura, la comunidad de religiosas jerónimas que lo habita, varios vecinos de la localidad, además del Cronista Oficial de Trujillo y Académico de la Historia José Antonio Rubio Ramos, que pregonó el libro y dio comienzo a la presentación del referido trabajo que ahora ve la luz.

El trabajo es fruto de dos años de investigación y para su redacción el autor ha recabado multitud de datos utilizando fuentes aún inéditas de distintos archivos, entre ellas las que se guardan en el propio Monasterio, así como en otros archivos históricos de Cáceres, Coria, Badajoz, Madrid, Plasencia, Sevilla… además de una nutrida bibliografía referida a la Orden Jerónima, etc.

Fundado el 1 de mayo de 1573, el nuevo monasterio erigido «en el distrito de la parroquial de señor Sant Pedro a la Plaça vieja en la dicha villa», con su iglesia y cementerio, fue bendecido por el obispo de Coria don Diego de Deza al día siguiente. Fueron sus fundadores el ilustre caballero don Fernando Enríquez Girón, capellán del rey Felipe II y Maestrescuela de la Universidad de Salamanca, y el religioso don Diego Suárez, arcediano de Jerez de los Caballeros en la Catedral de Badajoz y capellán de su majestad el rey Felipe II. Ambos benefactores, imbuidos de un gran fervor religioso, y, tal vez, queriendo emular a la Corona en su afecto hacia la Orden jerónima, levantaron a su costa el convento e iglesia en el antiguo zoco garrovillano conocido aún hoy como Plaza vieja, sobre unas casas solariegas de su propiedad en la que años antes habían levantado un oratorio.

Dividido en capítulos, el libro aborda también la biografía de sus fundadores, «la vida en el claustro» de las religiosas jerónimas que en él profesaron a lo largo de los siglos, los bienes artísticos que atesora, las «monjas organistas, arpistas y cantoras» que en él habitaron, etc.

El trabajo se completa con un apéndice fotográfico donde se incluyen diversas reproducciones del patrimonio artístico que aún guarda, y un extenso apéndice documental donde se dan a conocer fuentes hasta ahora inéditas.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído