La distinción por raza no figura en la mitad de las constituciones de América Latina

Alemania quiere erradicar la palabra «raza» de su Constitución: qué otras Cartas Magnas la utilizan

Francia también está luchando desde 2018 para lograr cambiar su Constitución a favor de eliminar la distinción por razas

Alemania quiere erradicar la palabra "raza" de su Constitución: qué otras Cartas Magnas la utilizan
Protestas raciales PD

Alemania quiere cambiar toda su Constitución por una sola palabra: “raza”.

Los ciudadanos alemanes consideran fundamental dicho cambio para garantizar el derecho de todos los ciudadanos por igual.

Una batalla legal que también se está librando en Francia, donde se debate desde 2018 la opción que ya fue aprobada por la Asamblea Nacional, pero no contó con el respaldo del Senado.

La palabra sí fue eliminada de casi toda la Constitución sueca durante las reformas al texto de 2011. En este sentido, se sumó a lo que ya habían realizado Austria y Finlandia, donde se trabajó para suprimir o evitar el uso del término en sus respectivos marcos legales.

Uno de los modelos a seguir es la Constitución de EEUU. Ya en 1896 fue descrita por un juez de la Corte Suprema como color blind, es decir «ciega a los colores» o «daltónica”.

El motivo radica en que la palabra raza solamente aparece una vez. Y lo hace en el texto de la XV enmienda, que solo fue ratificada 81 años después de la entrada en vigor del texto constitucional original.

Pero además, la ausencia de la palabra raza es mucho más común en tierras americanas que europeas: incluso hoy en día la misma no figura en la mitad de las constituciones de América Latina.

En algunas, como las de Argentina y Chile, nunca lo ha hecho. Pero en otras, como la de Bolivia y Ecuador, el término ha sido suprimido durante reformas constitucionales recientes.

Y la lista de países latinoamericanos que no mencionan la palabra raza en sus cartas magnas la completan Costa Rica, Guatemala, Haití, Paraguay, República Dominicana y Uruguay.

El resto de las naciones latinoamericanas –Brasil, Colombia, Cuba, El Salvador, Honduras, Nicaragua, Panamá, Perú y Venezuela- sí prohíben expresamente en sus constituciones la discriminación por motivos de raza.

Y, en muchos casos, esas cláusulas fueron introducidas precisamente como un esfuerzo consciente para luchar contra el racismo, precisamente lo que ahora otros quieren lograr eliminando la palabra.

Originalmente, sin embargo, su omisión en la gran mayoría de los textos constitucionales reflejaba la idea de América Latina como un «crisol de razas» que caracterizó, al menos en el plano discursivo, a la mayoría de proyectos nacionales luego de la independencia de España.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído