Cautivos del mal #9

Juan Ignacio Ocaña y Carmen Rigalt revisan el periodismo

En esta novena entrega de “Cautivos del mal”, David Felipe Arranz entrevista al periodista y presidente de la Federación de Asociaciones de Radio y Televisión de España Juan Ignacio Ocaña y a la periodista Carmen Rigalt, que acaba de publicar Noticia de mi vida (Planeta) en la que hace repaso a sus ricas memorias. Como cada semana, las recomendaciones semanales ocupan el inicio del programa, con propuestas como ¿Será buena persona el cocinero? (Alfaguara), de Javier Marías, fallecido recientemente, o tres magníficos volúmenes en torno al Antiguo Egipto de la editorial Almuzara: Tutankhamón: Howard Carter en España, Muerte y enterramiento en el Antiguo Egipto y Antiguo Egipto: introducción a su historia y cultura, estos dos últimos de la arqueóloga y profesora paquistaní Salima Ikram, docente de Egiptología en la Universidad Americana de El Cairo.

Juan Ignacio Ocaña y David Felipe Arranz

Juan Ignacio Ocaña y David Felipe Arranz

Con Juan Ignacio Ocaña, Arranz va abordando cuestiones del máximo interés, como el futuro de la televisión y el cambio de paradigma, una transformación a formatos más pequeños y de consumo individual. Asimismo, comenta la celebración anual de las Antenas de Oro y Plata que Ocaña presenta y preside y cuyo objetivo es el reconocimiento de la labor de los periodistas e informadores más destacados del año del mundo audiovisual a cargo de sus compañeros, un enfoque que hace de estos premios algo único. Además, Ocaña pone la voz a muchos documentales que actualmente emiten varios canales de televisión, especialmente La 2 de TVE, y comenta la importancia de la dicción en la profesión, ya no solo para este tipo de trabajos, sino en el desempeño del periodismo radiofónico y televisivo. Cuestiones como los códigos deontológicos, la competitividad o la necesidad de recuperar la figura de los veteranos al frente de los programas, aparecen en esta conversación.

Carmen Rigalt y David Felipe Arranz

Carmen Rigalt y David Felipe Arranz

Con Carmen Rigalt, a la que Arranz considera “una de las columnistas de referencia de este país junto a Raúl del Pozo o Francisco Umbral”, ambos van haciendo un repaso a la edad de oro del periodismo, al pasado familiar de Rigalt, en el que la lectura y el aliento constante de sus tías tienen un papel primordial. También aparece la difícil incorporación de la periodista a la competitiva vida de la profesión, muy dada al “pisotón” de la noticia de los compañeros, algo que siempre le ha molestado. Unas memorias, las de Rigalt, atravesadas por la añoranza y la melancolía, y en la que emergen momentos brillantes como sus viajes al extranjero, la crónica de la jet set marbellí, el ambiente en la redacción del diario vespertino Pueblo con Emilio Romero, su encuentro con Terenci Moix o Azorín –al que considera su maestro en el estilo y quien le regaló una enigmática dedicatoria–, sus cambios constantes de domicilio en Madrid y sus incursiones informativas en lugares emblemáticos como la Real Academia de la Historia, siempre a la búsqueda del contraste y el testimonio de las excelentes piezas que la leridana viene publicando desde hace décadas, testimonio imprescindible del último tercio del siglo XX español.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Los vídeos más vistos

Lo más leído