La biblioteca virtual de Zaragoza permite consultar libros raros y periódicos editados durante la II República

La biblioteca virtual ‘Miguel de Cervantes’ de la Institución Fernando el Católico (IFC), de la Diputación Provincial de Zaragoza (DPZ), permite consultar libros raros y periódicos editados durante la II República. Esta biblioteca virtual dispone de más de 50.000 registros de obras publicadas y ha servido más de 200 millones de páginas.

La IFC ha informado en un comunicado que una de las últimas incorporaciones a su biblioteca virtual es la colección que tiene el objeto de digitalizar fuentes históricas y ponerlas a disposición de los investigadores e interesados para su consulta o descarga en la web de la Institución.

Se trata de una colección sobre fuentes históricas relativas al pasado del territorio aragonés, con manuscritos, libros raros o curiosos, fuentes hemerográficas y publicaciones diversas «de difícil localización, cuando no imposible, en nuestros archivos y bibliotecas», han explicado.

En muchos casos, y en las condiciones técnicas actuales, la recuperación en la red de textos y fuentes para la historia permite evitar unas reimpresiones en papel más costosas y escasamente demandadas en el mercado editorial, además de garantizar la preservación de documentos escasos o únicos, han agregado.

Esta colección presta atención especial a la recuperación de libros y periódicos editados en Aragón durante la II República (1931-1936), «con voluntad de reparar su eliminación de las bibliotecas e instituciones públicas a partir del verano de 1936 y que tantos investigadores han tenido que consultar en fondos privados o en archivos centrales y de otros países».

PUBLICACIONES

La colección posee el primer número del semanario zaragozano ‘El Radical’, que salió a la calle el 6 de agosto de 1932 y continuó publicándose hasta el 13 de noviembre de 1933, pocos días antes de la fecha de las elecciones.

Como órgano de la Juventud Republicana Radical, su objetivo fue divulgar el ideario del Partido Radical en Aragón y mostró en todo momento una adhesión incondicional a su líder, Alejandro Lerroux.

La colección también cuenta con ‘Obrerismo’, órgano del sindicalismo católico –agrupado desde diciembre de 1935 en la Confederación Española de Sindicatos Obreros (CESO)–, que hizo su aparición semanalmente en Zaragoza entre el 13 de agosto de 1936 y junio de 1937, momento en el que la Confederación pasó a integrarse en una única central obrera nacionalsindicalista bajo la dirección de Falange Española de las JONS.

Inició su andadura como ‘Portavoz de la Confederación Riojano-Aragonesa de Sindicatos Obreros Profesionales’ y titulándose ‘Semanario pro justicia social’, y aunque comenzó saliendo a la calle los jueves, a partir del número 33 pasó a publicarse los sábados.

Otra publicación es el semanario ‘Vanguardia’, publicado en Zaragoza entre diciembre de 1935 y junio de 1936, fue el resultado de la colaboración entre las Juventudes Socialistas y las Juventudes Comunistas sobre la base del programa político representado por Francisco Largo Caballero.

Autotitulado ‘Portavoz juvenil marxista-leninista’ desde la tercera entrega, sus planteamientos ideológicos propugnaban la unificación del proletariado en alianzas obreras y campesinas, la constitución de una única central sindicalista y la movilización de la juventud en un frente antifascista.

Asimismo, la colección cuenta con ‘Vida Nueva’, que se vio por primera vez en las calles zaragozanas un 4 de mayo de 1930. Apareció subtitulado como ‘Organo de la Unión General de Trabajadores y del Partido Socialista Obrero’, mostrándose en ese epígrafe definitorio, pese a estar dirigido por y para aragoneses, distante de cualquier tipo de localismo y como un instrumento más de la organización general socialista en el país.

‘Vida Nueva’ nació con una frecuencia semanal, manteniendo una continuidad ininterrumpida durante el período de la Segunda República hasta octubre de 1934. Cuenta con 50 números digitalizados. El formato fue de cuatro páginas a cinco columnas, el clásico de la mayoría de periódicos obreros durante el primer tercio del siglo XX.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído