El Nobel de Literatura Gao Xingjian recuerda que la política china no ha cambiado «absolutamente nada»

El Premio Nobel de Literatura chino Gao Xingjian, vetado en su país desde hace 23 años y hoy exiliado en Francia, ha asegurado en Barcelona que a pesar de los grandes cambios económicos, la política china no ha cambiado «absolutamente nada», por lo que considera imposible volver a su país.

Xingijian (Ganzhou, 1940), escritor, pintor y dramaturgo, ha hecho estas declaraciones en un encuentro con los socios del Círculo Ecuestre de Barcelona, en el que también ha remarcado que ha vivido «tres vidas»; su juventud en China, su exilio, primero en Alemania y después en Francia, y su actual vida en París.

El autor de ‘La Montaña del Alma’ recibió el Nobel de literatura en el año 2000, lo que le dio notoriedad a nivel mundial y le procuró la enemistad declarada del régimen comunista, que aún hoy ni siquiera permite que su nombre aparezca en las búsquedas de Google.

«No tengo ganas de volver, tengo demasiadas cosas que hacer aquí», ha confesado el autor, que ha insistido en que ha pasado página porque «no vale la pena tener tristeza por el pasado».

El escritor pasó de estar bien considerado por el gobierno chino –llegó a ser guionista del Teatro Popular de las Artes de Pekín–, a ver como le censuraban la obra ‘La huida’, que escribió en la época de la revuelta de la plaza de Tiananmen.

«Ahora soy europeo y me veo ciudadano del mundo», ha comentado Xingjian, que ahora se dedica a escribir, pero también a pintar sus conocidos cuadros de tinta china, –nunca ha usado el color–, unas obras que aúnan tradición y modernidad y que en ocasiones han sido difíciles de clasificar.

Xingjian ha relatado, a modo de anécdota, que en su primera exposición en París el comisario no supo si definir su obra como figurativa o abstracta, lo que le llevó a una reflexión profunda sobre su arte. Así, llegó a la conclusión de que hay un punto intermedio entre la representación de la imagen y la expresión de los sentimientos que se encuentra en «la evocación y la sugestión».

Durante el encuentro, el Nobel ha leído un fragmento del libreto de ópera ‘La Nieve en Agosto’ (Ediciones del Cobre), una conversación entre un maestro y su alumno que se cierra con una exclamación: «¡El gran entendimiento lleva a la otra orilla!».

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído