TRATA DE LIENZOS

Qué hacer si se encuentra con una medalla nazi en su trastero

Qué hacer si se encuentra con una medalla nazi en su trastero
Medalla nazi.

El arte y las antigüedades son valiosas por dos principios: Su escasez y procedencia. Encontrar en los hogares, de la cada vez más maltrecha clase media española objetos que si bien no son piezas estrictamente de arte fueron diseñadas y creadas por artesanos con un objetivo de uso diario: una radio, relojes de salón, condecoraciones de la guerra, jarrones y figuras de porcelana y cerámica incluso juguetes de lata o muñecas. Son piezas que se encuadran en la categoría de Artes Aplicadas.

Una pieza puede ser considerada de coleccionismo, es decir codiciada o no y por ello cotizada o no, de acuerdo con dos principios: el objeto en si y el de «perteneció a», y aquí el asunto se dispara.

Hay coleccionistas para todo (aparte de arte) y de los objetos más curiosos e inverosímiles, y que pueden pagar fortunas por la pieza que convierte su colección en única. Particularmente he conocido colecciones y coleccionistas muuuuuy especiales. Es uno de los motivos por los que finalmente decidí cambiar mi profesión de comunicador por la de testigo directo de los complejos mecanismos de satisfacción del ser humano.

Una tarde una ancianita me enseñó una condecoración. Se trataba de una de las condecoraciones más raras, del III Reich: un ejemplar numerado de la Medalla de la Orden de Sangre que se concedió a los participantes del Putsch de 1929 hasta 1938 (sólo se otorgaron 6.000 unidades).

Con cierta reserva no quiso especificarme quien era el que la recibía, pero aún conservaba cierto acento delatador. Muchas piezas procedentes de aquella época y de aquel bando fueron destruidas por temor y vergüenza a ser identificados como «nazis»

A medida que hablábamos fue «bajando la guardia» y me mostró lo más importante para mi: La fotografía del acto de entrega y del premiado (ambos ella y él tenían la misma barbilla) y el diploma acreditativo. ¡Tenía toda la «trazabilidad» de la pieza (procedencia y origen). Estaba ante una pieza completa y auténtica

La buena mujer, me confesó que un anticuario le había hecho una por aquella peculiar pero, a la vez rara condecoración. Ante lo absurdo de la propuesta decidió contactar con un Perito tasador independiente.

– Me han ofrecido 250 €…- Me ruboricé ante la desfachatez de semejante oferta y la falta de criterio profesional.

Consulté en catálogos y paginas especializadas de todo el mundo y finalmente pude tasar la pieza: ¡Su precio estaba alrededor de los 14.500 €!. También encontré a un comprador interesado (un israelí por cierto) y así se lo comuniqué a la propietaria para que decidiera ella misma, sin intervenir por mi parte en la venta.

Al conocer el precio desaparecieron la discreción y reserva. Estaba muy orgullosa y feliz de la foto del Fürher con el condecorado nº 4.452…¡Mein papá!

Jorge Llopis Planas es Tasador en Arte y Antigüedades, Perito Judicial en Antigüedades y Connaisseur d’Art.

Autor

Luis Balcarce

Desde 2007 es Jefe de Redacción de Periodista Digital, uno de los diez digitales más leídos de España.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído