PRIMERA MUESTRA SOBRE EL ARTISTA EN EL PAÍS

El Prado explora las relaciones entre Bernini y España

Entre el 6 de noviembre de 2014 y el 8 de febrero de 2015

El Prado explora las relaciones entre Bernini y España
Obra de Bernini. EP.

El Museo del Prado dedica desde el 6 de noviembre de 2014 y hasta el próximo 8 de febrero de 2015 una exposición en la que explora las relaciones artísticas, culturales y diplomáticas del arquitecto, escultor y pintor italiano Gian Lorenzo Bernini con España.

‘Las Ánimas de Bernini. Arte en Roma para la Corte Española’ es la primera muestra que se dedica a este escultor, tal y como ha destacado este miércoles el director de este museo, Miguel Zugaza, quien ha señalado que esta exposición supone una especie de «laboratorio de un genio del arte barroco en el centro del poder y el arte que es Roma».

Delfín Rodríguez Ruiz, catedrático de Historia del Arte de la Universidad Complutense de Madrid, es el comisario de esta exposición, que girará en torno a la relación de este artista con Felipe IV y Carlos II poniendo de manifiesto, desde el punto de vista histórico y artístico, el papel fundamental de la Monarquía Hispánica y sus embajadores en Roma en la producción del artista.

El comisario ha indicado que entre las 39 obras que componen esta muestra destacan las esculturas ‘Anima beata’ y ‘Anima dannata’, que se conservan en la embajada de España ante la Santa Sede de Roma, como depósito de la Obra Pía, y que se exponen por primera vez en el Prado.

Otra de las piezas destacadas es el pequeño bronce de la ‘Escultura ecuestre de Carlos II’, realizado en 1680, que fue encargado por el marqués de Carpio y que llega por primera vez a España.

A esta obra se suman otros proyectos arquitectónicos y escultóricos como el ‘Monumento a Felipe IV de Santa María Maggiore di Roma’; dibujos con la representación de ceremonias de canonizaciones como la de ‘Santo Tomás de Villanueva ne la basílica de San Pedro’ (1658); o el busto del Cardenal Scipione Borghese, sobrino de Pablo V, que apoyó desde muy temprano su carrera como escultor.

La exposición está dividida en tres secciones: ‘Retratos del alma’, en la que se incluyen bustos y rostros, ya sea de personajes históricos y religiosos, como mitológicos y de autorretratos; ‘Roma teatro de las naciones. De Urbano VIII a Alejandro VII en tiempos de Felipe IV’, etapa en la que realizó algunas de sus mejores obras; y ‘Arte, religión y diplomacia. El último Bernini’, una última fase del artista en la que dejó de ser protagonista de la transformación de la Roma barroca y acentuó su religiosidad y su preocupación por su fama y fortuna crítica.

«ARTISTA POLIFACÉTICO»

Rodríguez ha explicado que durante su trayectoria, Bernini convirtió a Roma en «escenario» de sus propuestas, «obediente a los programas de planificación en defensa de los intereses de las políticas de las potencias europeas».

Uno de los aspectos que el comisario ha puesto de relieve es la identificación de Bernini con David, con el esfuerzo con el que este personaje bíblico logró vencer a Goliat y triunfar ante la adversidad. «Como escultor, el artista triunfa ante la dureza del mármol», ha dicho.

Por su parte, Gabriele Finaldi, director adjunto de Conservación e Investigación del Museo del Prado, ha indicado que esta exposición quiere transmitir la idea de un «artista polifacético» que llevó a cabo una «actividad febril, en constante búsqueda de nuevas y originales soluciones artísticas» y cuyo «virtuosismo» se refleja en obras como aquella que da título a esta exposición.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído