El día que se presentó el cubismo en sociedad

'Gleizes y Metzinger: Du cubisme (1912-1947)' en la Fundación Juan March

El día que se presentó el cubismo en sociedad
Gleizes y Metzinger: Du cubisme (1912-1947) - Fundación Juan March

En 1910, dos jóvenes pintores, Albert Gleizes y Jean Metzinger, respaldados por Délaunay, Le Fauconnier y Léger consiguieron una sala aparte para ellos y sus amigos que ya habían asimilado las investigaciones de Braque y Picasso, encerrados en sus estudios de Montmartre, rehusando participar en exposiciones de grupo.  Fue la Sala 41. Se les unieron Archipenko, Picabia, Marie Laurencin, Roger de la Fresnaye y Alfred Reth, y su irrupción fue ‘un succès de scandale’. Dos años después escribieromn su manifiesto teórico Du cubisme. Así nació el cubismo como movimiento pictórico con bases filosóficas y científicas, y se afirmó posteriormente en los Salons d’Automne entre 1910-14. A este especial momento de hace un siglo, la Fundación Juan March dedica un pequeño homenaje expositivo que merece una visita.
 
Albert Gleizes (1881-1953) y Jean Metzinger (1883-1956) fueron, además de pintores, teóricos del cubismo y autores del ensayo Du cubisme, publicado en 1912 por el poeta y editor parisino Eugène Figuière (1882-1944). El libro se presentó a tiempo para la exposición del Salon de la Section d’Or en octubre de 1912 y puede ser considerado el primer manifiesto estético del cubismo. La edición de 1912 tuvo bastante repercusión y se tradujo a varias lenguas. Se acompañó de varias ilustraciones, ordenadas según el momento de adhesión de sus autores al cubismo: Paul Cézanne, Pablo Picasso, André Derain, Georges Braque, Jean Metzinger, Marie Laurencin, Albert Gleizes, Fernand Léger, Marcel Duchamp, Juan Gris y Francis Picabia.

En 1947 se reeditó el texto con una introducción de Albert Gleizes y un epílogo de Jean Metzinger y es a esta reedición a la que se consagra la propuesta: la exposición incluye un ejemplar de la reedición de 1947 y todas sus estampas, procedentes de la colección de la Fundación Juan March, y se completa además con tres óleos de los autores del libro: Les Musiciens (1920) y Composition (1921) de Albert Gleizes y Nature morte, fruits, verre et noix (s.f.), de Jean Metzinger, procedentes de colecciones particulares. El grabado de Pablo Picasso Homme au chapeau (1914-1915) es un préstamo de la Fundación Picasso. Casa Natal, Málaga. 

Las once estampas, son respectivamente de Pablo Picasso, Jacques Villon, Francis Picabia, Jean Metzinger, Fernand Léger, Marie Laurencin, Juan Gris, Albert Gleizes, Marcel Duchamp, André Derain y Georges Braque. Se trata de seis aguafuertes, tres puntas secas y dos aguatintas. Los grabados de esta edición se prepararon durante los años veinte, pero no se estamparon y publicaron hasta 1947. Así, por ejemplo, la plancha de Homme au chapeau la había realizado Picasso entre 1914 y 1915, aunque no fue estampada hasta 1947, para su publicación en esta edición.
  
En cuanto al despliegue de la muestra, intencionadamente se ha «reciclado» el último espacio de la anterior gran exposición de primavera, ‘El gusto moderno: Art déco en París, 1910-1935’, dedicada a las «nuevas formas» del arte y el diseño de los años treinta en Francia: el reducto, inspirado en una estética arquitectónica que evocaba la Villa Savoye de Le Corbusier, formaba un espacio de planos y volúmenes a modo de gabinete cubista donde ahora se muestra esta Du cubisme. Todo muy bien, aunque debemos señalar una objeción: el espacio marcado entre las páginas expuestas y el visitante es demasiado ancho, sin motivo aparente, e impide ver bien los originales expuestos.


 
Gleizes explicó así las motivaciones del ensayo Du cubisme: en primer lugar, su propia clarificación, el intento de sintetizar las premeditaciones y reflexiones que estaban en el origen del movimiento artístico, convencidos como estaban de que la pintura es siempre resultado de una actividad reflexiva; además, aspiraban a despejar malentendidos y equívocos en torno al cubismo; y por último, porque creían que debían ser ellos, los pintores, y no los teóricos, quienes tratasen de explicarlo.  
  
Puede que razones especiales hayan impedido añadir lo más obvio, dar a conocer el texto del ensayo. Existe una excelente traducción (A. Gleizes – J Metzinger, Sobre el cubismo, Colegio Oficial de Aparejadores y Arquitectos Técnicos de Murcia, Galería – Librería Yebra de Murcia – Junta de Murcia – MOPU, 1986, 58 pp.) y debía haberse intentado reeditarlo o al menos facilitar digitalmente su lectura.

Según José Álvarez en Ars Operandi, en su artículo ‘Fuentes sobre el cubismo’, Du cubisme fue el primer tratado dedicado a la pintura que, ya en el periodo de 1910 a 1914, se había propagado por un número (reducido, como veremos) de artistas que vieron las investigaciones de Picasso y Braque en la Galería Kanhweiler. El libro precedió en siete meses la aparición de los ensayos de Guillaume Apollinaire, Les peintres cubistes. El indiscutible interés que la nueva pintura despertaba en el público hizo que el libro se reeditara quince veces en menos de un año, y que la primera traducción al inglés se publicara en 1913. De la importancia del texto da fe el propio Gleizes en el prefacio: “Que se lea, o que se relea, atentamente, hoy, este texto que marca un hito en la historia”.

La obra está dividida en cinco breves capítulos en torno a una idea central, luego ciertamente asumida por los diferentes corrientes del arte moderno, como es que “discernir una forma significa verificarla en una idea preexistente” , en alusión a los patterns de la teoría de la Gestalt. La consecuencia del discernimiento cubista es encerrar la calidad de la forma percibida en otra nueva, “un signo capaz de conmover a otro” , siendo el otro el espectador. De su formulación ha escrito G. H. Hamilton que es “innecesariamente metafísica y de un tono, en general, demasiado neokantiano”.

Pasó un siglo y el cubismo sigue siendo para el gran público signo y símbolo de vanguardia modernísima, de propuesta sorprendente, de reacciones atónitas. Su impacto perdura y eso significa que fue profundo y auténtico, que conectó con el mundo, con sus apariencias y los seres que lo habitan, y que aún lo hace.

El vídeo de promoción

Aproximación a la exposición (del 1 al 10)
Interés: 7
Despliegue: 6
Comisariado: n/h
Catálogo: n/h
Documentación a los medios: 6
Programa de mano: 8

 
Fundación Juan March
Gleizes y Metzinger: Du cubisme (1912-1947)
Del 15 de julio al 29 de agosto de 2015
Coordinada por los becarios del departamento de Exposiciones de la Fundación Juan March. 
De lunes a viernes: de 11:00 a 20:00 h.
Sábados: de 11:00 a 14.00 h.
Domingos y festivos: cerrado 
Castelló 77 · 28006 Madrid – Tel. 91 435 42 40  
  www.march.es


Autor

José Catalán Deus

Editor de Guía Cultural de Periodista Digital, donde publica habitualmente sus críticas de arte, ópera, danza y teatro.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído