max bill con minúsculas

Una retrospectiva en la Fundación Juan March

max bill con minúsculas
max bill - Fundación Juan March

Le definen como un ‘multitalento’. Fue ejemplo de doble actividad profesional/artística, practicando una bipolaridad premeditada. La Fundación Juan March apuesta este otoño por presentarnos a este poco conocido artista suizo del siglo pasado que no usaba la letra mayúscula, que practicó la abstracción geométrica como vocación, mientras el diseño y la publicidad le aseguraban duraderos ingresos. La muestra trasversal de su polifacética obra llega de la mano de su hijo Jakob, seguidor de su ‘arte concreto’ y divulgador de su memoria.

A Max Bill (1908-1994) nos lo presentan como un multitalento, ‘un creador inserto en la tradición renacentista del homo universalis, un “configurador” que combinó las virtudes del homo faber y del homo ludens durante toda su intensa vida’. Presentación quizás un tanto grandilocuente para señalar su doble faceta: cotizado profesional del diseño en el campo industrial y publicitario, al mismo tiempo que artista empeñado en vislumbrar un mundo de colores y formas puros completamente al margen de la realidad.

Esta primera retrospectiva de Max Bill en España exhibe de manera concentrada la obra completa del artista, porque cubre, tanto cronológica como temáticamente, todos los aspectos de su polifacética creación: la pintura, la obra gráfica, la escultura, la arquitectura, el diseño de libros y revistas, el diseño industrial y de mobiliario, el grafismo y la tipografía publicitaria -desde los carteles de gran formato hasta las pequeñas inserciones en publicaciones periódicas. Una cuidada selección de 170 obras y documentos procedentes de colecciones e instituciones públicas y privadas europeas y americanas materializan esta idea de “retrospectiva concentrada” elegida por Manuel Fontán del Junco, Director de Exposiciones de la Fundación Juan March, que tras constatar su influencia en Sudamérica con la exposición América fría. La abstracción geométrica en Latinoamérica (1934-1973) celebrada en 2011 (ver nuestra reseña de entonces), decidió acometer un acercamiento exhaustivo a su figura individual.

Como nos recordaba Javier Gomá, Director de la Fundación Juan March, el arte concreto se incluye dentro de la corriente abstracta de la no figuración, pero en realidad es una variante especial, pues al contrario que el arte abstracto que parte de la realidad para extraer una abstracción de la misma, el arte concreto es un producto puro de la imaginación, de la fantasía humana. De ahí el predominio del cuadrado, una forma que no existe en la Naturaleza.

Efectivamente, en su visita a España en 1980, Max Bill declaraba a Juan Manuel Bonet: ‘Arte concreto, es decir, arte hecho con sus propios medios, con los medios de la creación pura. El término mismo «arte abstracto» implica, en cambio, la idea de una dependencia respecto a una realidad, de la cual se hace abstracción. Y eso no me interesa… La idea debe realizarse de la manera más precisa posible. Ahí intervienen las matemáticas, la geometría. No parto de la geometría, sino que la utilizo… Los colores vibran, los bordes de los colores vibran. Me interesa esa sucesión de vibraciones. Un cuadro, por su vibración, tiene una razón de ser. Se produce energía sin que haya fuente alguna. La fuente son los colores, la contradicción o la armonía que reina entre los colores’

Sus composiciones geométricas, sus alternancias coloristas, sus formatos en rombo o en rectángulo, hablan de “objetos configurados para el uso espiritual”, como él los presentaba, la otra cara de la su moneda vital frente a su trabajo en la vida profesional del diseño y la publicidad. Una belleza per se que no tiene la función material de esta última. Una estética atractiva que no deja de ser esencialmente cerebral, racional, fría, dicho como descripción y no como epíteto.

La obra de Max Bill ha podido verse hasta ahora en España formando parte de exposiciones colectivas y, sobre todo, en la muestra individual que le dedicaron el Museo Español de Arte Contemporáneo de Madrid y la Fundació Joan Miró de Barcelona en 1980, la primera en nuestro país que presentaba a un tiempo pinturas, esculturas y obra gráfica. Y en su ámbito geográfico en una serie de exposiciones recientes, celebradas en instituciones alemanas y suizas entre 2005 y 2008, año del centenario de su nacimiento.

Así pues, lo fundamental de la muestra, su obra pictórica y escultórica, se enseña rodeada de su producción profesional, destacable e interesante, pero hojarasca que rodea el fruto. De sus telas consagradas a una personal geometría multicolor, ya nos hemos referido. Sus esculturas son notables sin mayor particularidad. La exposición ha estado precedida por una muestra dedicada a la obra gráfica de del artista en la que se han exhibido más de un centenar de piezas en el Museu Fundación Juan March, en Palma de Mallorca (25 de febrero-30 de mayo de 2015) y el Museo de Arte abstracto Español de Cuenca (24 de junio-18 de septiembre de 2015), las otras sedes de esta Fundación.

Bill fue alumno de la Bauhaus, arquitecto y cofundador de la Escuela de Ulm en 1951, además del máximo exponente del llamado konkrete kunst [arte concreto], tendencia que ha marcado la creación suiza contemporánea. Estuvo en la FJM en septiembre de 1982 conferenciando sobre su gran inspirador, Piet Mondian, de tan visible influencia en su etapa de predominio del color blanco. El catálogo de la muestra representa un acercamiento definitivo a su figura, con ensayos de especialistas internacionales y españoles y una selección de textos inéditos suyos. En un texto sobre cuestiones relacionadas con el diseño de exposiciones escrito en 1948, Max Bill decía haberse preguntado con frecuencia por qué se visitan las exposiciones: “He llegado a la conclusión […] de que la mayoría de los visitantes esperan recibir una sensación que exceda el ámbito de su vida cotidiana. La visita a una muestra –añadía– es una ocasión para interrumpir la vida diaria con un día de fiesta”.

Calificación de la Exposición (del 1 al 10)
Interés: 7
Despliegue: 8
Comisariado: n/e
Catálogo: 8
Programa de mano: 9
Documentación a los medios: 9

FUNDACIÓN JUAN MARCH
max bill
Del 16 de octubre de 2015 al 17 de enero de 2016
Entrada libre
Castelló, 77. 28006 Madrid.
En colaboración con la ‘max, binia+jakob bill stiftung’
Asesoramiento de Jakob Bill.

Autor

José Catalán Deus

Editor de Guía Cultural de Periodista Digital, donde publica habitualmente sus críticas de arte, ópera, danza y teatro.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído