Los horrores de la arquitectura nacional no caben en un top ten

Los 10 edificios más espantosos de España

Los 10 edificios más espantosos de España
Vivienda, inmobiliario, casa y alquiler. PD

Mamotretos de hormigón en el centro histórico, centros comerciales megalómanos, torres coloreadas por un daltónico… los horrores de la arquitectura nacional no caben en un top ten, ni siquiera en un top thousand, pero haciendo un ejercicio de síntesis y selección te hemos traído algunos de los atentados arquitectónicos más flagrantes de esta piel de toro trufada de antiestéticas protuberancias.

1 La Pirámide, Alicante

Estilo: Norcoreano

El skyline de Alicante está íntimamente emparentado con el de Pyongyang mediante este adefesio firmado por el arquitecto Alfonso Navarro y que responde al equívoco nombre de Edificio Montreal, pero al que toda la ciudad conoce por su apodo más evidente: La Pirámide. Erigida en los ochenta, la Pirámide se ha convertido en un santuario de peregrinación para los adoradores del Maligno.

2 Museo Pablo Serrano, Zaragoza

Estilo: Maño-manga

Si es cierto que debajo de los moais de la isla de Pascua están enterrados el resto del cuerpo no es descabellado sospechar que en el subsuelo de Zaragoza se oculte un robot gigante cuyo cabezón es el Museo Pablo Serrano y que un día de estos se desperece para ponerle las pilas a Mazinger Z.

Debemos este mamotreto colorista y desenfadado al arquitecto aragonés Jose Manuel Pérez Latorre, que aprovechó que el escultor homenajeado ya estaba pajarito para perpetrar el museo que acoge su obra

3 Centro Botín, Santander

Estilo: Egotista.

«La ciudad es mía y me la follo cuando quiera». Frase apócrifa atribuida a Emilio Botín y aplicable a Santader, España como un todo y, por qué no, el planeta entero, objetivo último del supervillano cántabro.

El Centro Botín es una obra faraónica que parece propia de la pasada década, pero no: concluirá en algún momento de este año. Botín ha tirado de chequera para poner 77 millones encima de la mesa. El botín se lo ha llevado la constructora OHL y un arquitecto italiano que responde al sospechoso nombre de Renzo Piano. Según la gráfica descripción de un conocedor del proyecto, el Centro Botín «es un consolador moderno queriendo meterse en el coño de una octogenaria».

4 Estribanubes, Valencia

Estilo:Brutalista

Apodada «el estribanubes» por el siervo de Satán Toni Moya, la Torre Miramar de la Avenida de Catalunya en Valencia es todo un símbolo de la actitud asequible al desaliento: el mirador hacia ningún sitio se abrió en 2011 y se cerró seis meses después, cuando se averió el ascensor. 24 millones de euros tirados por el desagüe del Turia. Ni que fueran vuestros, cuyons…

5 Edificio Mirador, Madrid

Estilo:Lego-feísta

No es fácil competir en fealdad en el barrio madrileño de Sanchinarro: la competencia es ardua. Pero el Edificio Mirador jugó una baza imprevisible para sus rivales: introdujo (o más bien extrajo) un enorme hueco en el tercio superior del edificio, como si el creador se hubiera olvidado de poner un Tente gigante en mitad del edificio. El bloque es conocido entre los vecinos como «edificio Bin Laden», porque parece que el hueco está pensado para que los aviones secuestrados por Al Qaeda atraviesen el edificio, en lugar de estrellarse contra él.

6 Edificio Walden 7, Barcelona

Estilo:Bofilista

La categoría «viviendas sociales» son la perfecta excusa para que los arquitectos de corte satánico lleven a cabo sus sueños más depravados. Es el caso del insigne Ricardo Bofill, a quien se lo pusieron a huevo en los años 70, encargándole un proyecto de arquitectura utópica para realojar al lumpen de los andurriales de Barcelona.

Inspirado en el clásico de ciencia-ficción Walden 2, Bofill Sr. se inventó un «conjunto en forma de laberinto que debía funcionar como una ciudad vertical autogestionada». Esta descripción debería haber bastado para avisar preventivamente al equipo de demolición, pero no: Dragados y Construcciones (DYC) siguió adelante, que quedó sensiblemente mermado respecto a los planes originales y cuyos elementos empezaron a desprenderse en 1980, poco después de la inauguración.

7 Parroquia de Santa Mónica, Zaragoza

Estilo: Ufológico trasnochado

El día que los pleyadianos lleguen a visitarnos van a tener que afrontar una difícil elección: presentarse en la sede de los cienciólogos en Los Ángeles o bien hacerlo en la humilde parroquia de Santa Mónica, en Zaragoza, erigida por los Agustinos Recoletos en los años 70 con el evidente objetivo de atraer a los amigos del espacio.

8 Palacio de Congresos, Oviedo

Estilo: Calatrava te la Clava

Durantela década ominosa del pelotazo urbanístico, cualquier pedanía cuyo skyline no estuviera rematado por un edificio de Calatrava estaba condenada al ostracismo. Un calatrava y un Corte Inglés eran los mínimos exigibles para jugar en las grandes ligas de provincias.

Nuestro arquitecto más internacional se la clavó a Vetusta con un pantagruélico palacio de congresos, con los sobrecostes y querellas habituales de la casa. En tanto la capital asturiana no genera suficientes eventos para llenar el mamotreto de Calatrava, el ayuntamiento se plantea utilizarlo como batería antiaérea ante eventuales invasiones alienígenas.

9 Edificio Exín Castillos, Quiroga (Lugo)

Estilo:Fantasía medieval

Si caminas por la Ribiera Sacra de Lugo es posible que tus ojos comiencen a sangrar a la altura de Quiroga. En un predio a las afueras se levanta este audaz chalet que evoca a los Exín Castillos y que a falta de arquitecto identificado se lo atribuimos a su constructor, que es como se hacen las cosas en los pueblos: José Luis Ferreiro, a la sazón hostelero.

El edificio carece de licencia, según cuenta La Voz de Galicia, pero, lo que es más grave, carece del más mínimo sentido del gusto y de la mesura.

10 Edificio V Centenario, Melilla

Estilo: Ufológico

Comocantaban Los del Río, Melilla tiene un sabor especial, y la prueba más fehaciente es la epatante torre V Centenario que da la bienvenida a los viajeros que llegan por mar a la colonia española, una forma como cualquier otra de recordar que aquello es Europa (incluso Asia) y no África.

Diversas entidades públicas ocupan las plantas de este edificio acristalado rematado por un ovni. Una curiosidad: el V centenario que evoca el nombre no es el de la invasión de América sino el de la ocupación de Melilla, que tuvo lugar en 1497 o por ahí.

Te puede interesar

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído